Presidente Piñera presenta plan de recuperación habitacional en Biobío

5 JUN 2019
Descargar Transcripción

S.E. el Presidente de la República, Sebastián Piñera, presenta plan de recuperación habitacional de las zonas afectadas por tornados en la región del Biobío.

Muy buenas tardes, señor Intendente, señores Alcaldes, señores Gobernadores, señora Senadora, señor Diputado, señor Subsecretario, amigas y amigos:
 
La vida no es fácil y a esta región, en los últimos días, le ha tocado muy duro. Por esa razón, el jueves y viernes pasado todos los chilenos estuvimos junto a ustedes cuando tuvieron que sufrir los embates de dos tornados o trombas marinas que hacía mucho tiempo que no asolaban a esta región. No son nuevos, cuando uno ve la historia se remontan al siglo XVII e incluso hay portadas de diarios que muestran los efectos de los tornados en Concepción el año 1930. Pero para nosotros, que en esos tiempos aún no nacíamos, esto es una situación nueva y tenemos que prepararnos, porque el cambio climático, el calentamiento global está provocando cambios que, quizás, llegaron para quedarse.
 
Por esa razón, lo primero que quiero decir es lamentar la muerte de una mujer chilena, Edith Maldonado, que por esas cosas del destino perdió su vida cuando tuvimos este tornado, y llegó muerta al Hospital de Las Higueras.
 
También está con nosotros, hoy día, la madre de uno de los niños, Benjamín, que estuvo afectado. Entiendo que ya está recuperado, así que la saludo a usted, señora Carla, ¿dónde está? Allá está señora Carla, ¿cómo está Benjamín? ¿y es el “Benjamín” o hubo uno después de él? Es el “Benjamín”.
 
Bueno, pero para eso estamos hechos los chilenos. Los chilenos hemos demostrado lo largo de nuestra historia que somos capaces de enfrentar la adversidad, ponernos de pie, volver a caminar, secar las lágrimas, arremangar las mangas y enfrentar los desafíos que nos pone la vida por delante.
 
Los que somos creyentes sabemos que Dios nunca nos pone un desafío sin saber que somos capaces de enfrentarnos. Y es en la adversidad en que se ha mostrado el temple, el carácter, la calidad de la madera de la cual estamos hechos los chilenos.
 
Además, quiero compartir y solidarizar con las 43 personas que fueron lesionadas durante estos tornados. Afortunadamente, todos ellos ya están en franca recuperación o ya están simplemente recordando esa historia.
 
Unos pocos días antes del tornado, yo había estado aquí en Talcahuano y en Concepción, habíamos estado inaugurando viviendas con el Alcalde Henry Campos, y habíamos estado lanzando con el Intendente el Plan RED Biobío, que es el nuevo sistema de transporte público que estamos implementando en esta región, y que entre otras cosas va a permitir que esta región se incorpore al siglo XXI en materia de transporte público.
 
Y a los pocos días volvimos a Talcahuano, porque ese jueves y viernes, tres tornados o trombas marinas -una en Los Ángeles, dos aquí en Talcahuano y en Concepción- volvieron a golpear a esta región.
 
Yo quiero decirles que nadie puede garantizar que la naturaleza no vaya a mostrar nuevamente sus fuerzas en contra de la ciudadanía, pero sí tenemos que garantizarles a todos los chilenos que cuando ello ocurra vamos a estar bien preparados, vamos a ser capaces de tomar las medidas preventivas antes que ocurren los fenómenos y, sobretodo, llegar con la ayuda eficaz, oportuna para permitir a las personas que han sido víctimas o damnificados poder enfrentar esa situación y poder normalizar sus vidas.
 
Es por esa razón que a pesar del dolor y el sufrimiento que significan estas pruebas que nos pone la naturaleza, sí al mismo tiempo sirven para tonificar el temple, el coraje, el valor y mostrar lo mejor que los chilenos tenemos dentro.
 
¿Cuál fue el resultado de estos tornados que golpearon a esta región? Porque hoy día yo he venido a presentar ante ustedes lo que hemos hecho en estos pocos días y cuál es el plan de recuperación frente al tornado. Lo hemos llamado el Plan de Recuperación Anti Tornados (PRAT), coincide con el nombre de nuestro héroe.
 
¿Qué hemos hecho? En primer lugar, tuvimos un impacto importante en los servicios eléctricos. En algún momento, 55 mil hogares perdieron el suministro de energía eléctrica; ese mismo día, logramos normalizar gran parte de esa situación y logramos reducir de 55 mil a 15 mil los hogares que están afectados. Hoy día prácticamente todos los hogares están con su suministro eléctrico totalmente normalizado. Quedan algunas excepciones y estamos trabajando en ello.
 
En esto trabajaron 107 brigadas, casi 600 personas porque la instrucción y el compromiso fue recuperar la energía eléctrica, que es tan básico para todo el resto de las cosas que hacemos con nuestras vidas.
 
Pero además de eso, tuvimos que hacernos cargo de recuperar la conectividad, y por eso el mismo día logramos que los aeropuertos y aeródromos que habían sido afectados pudieran funcionar con total normalidad.
 
En tercer lugar, en materia de vivienda, hemos catastrado 668 viviendas con distintos tipos de daño, el 46% daños leves, el 39% daños moderados y el 13% daños menores, e incluso hay 5 viviendas que no se pueden reconstruir y, por tanto, vamos a tener construirlas, nuevas.
 
Y a eso apunta el Plan de Recuperación de Viviendas.
 
Lo que estamos haciendo es entregar ayuda a las familias. En el caso de las viviendas que tienen daño menor, el Plan contempla la entrega de subsidios que van a ir desde 1,4 millones de pesos hasta una cifra de 8 millones de pesos, e incluso 22 millones de pesos cuando hay que construir la vivienda entera, para que las familias en el caso de daños leves puedan comprar los materiales, puedan comprar los instrumentos y las herramientas, como ya lo han hecho, y que han hecho un avance muy importante en recuperar sus propias viviendas.
 
Cuando el daño es mayor, moderado pero mayor, además de la compra de materiales, contempla el suministro de mano de obra, de asistencia técnica, para que esa reparación -que tiene carácter de un poco más significativa- se haga bien hecha.
 
Y cuando hay un daño mayor, ahí la ayuda es mucho más completa, y por eso estamos ya repartiendo estos subsidios. Tuvimos que hacer naturalmente la ficha, yo sé que a algunas personas les aburre o encuentran innecesario hacer las fichas, pero las hicimos en forma inmediata para poder identificar cuáles son los hogares que han sufrido daño, cuál es la magnitud del daño.
 
Porque ustedes saben que cuando no se hace eso, a veces hay algunas personas que se aprovechan de las tragedias de los demás y tratan de obtener beneficios que no les corresponden y quitándoles los beneficios a los que sí lo necesitan. Ésa es la razón de hacer las fichas que hacemos, que permiten identificar a las personas que han sido damnificadas y la magnitud del daño que las ha afectado.
 
Además de esto, estamos también trabajando y esto lo hicimos desde primer instante en la seguridad pública. Yo tengo grabado en la cabeza, como muchos chilenos, todos los desmanes, los actos de delincuencia, de saqueo, de violencia que ocurrieron después de la noche del 27F. Y, por tanto, una de las primeras precauciones que tomamos fue garantizar -y así lo dije yo esa misma tarde, aquí en la Región del Biobío- el orden público, la seguridad ciudadana, la tranquilidad para que las familias que habían sido víctimas sepan que no iban a tener además una noche violenta.
 
Y aquí quiero agradecer muy sinceramente la labor que cumplió Carabineros de Chile, la Policía de Investigaciones, nuestras Fuerzas Armadas, los Bomberos y el despliegue, el compromiso, la entrega total que vi en el Intendente, que vi en los Alcaldes, que vi en todas las personas que estaban a cargo de traer alivio en esa noche tan difícil que sufrieron tantas familias en esta región.
 
Hay un quinto tema que es el tema de la ciudad, y ahí quiero también agradecer especialmente a la Armada, porque hizo una enorme contribución para poder retirar más de mil toneladas de escombros, de residuos y poder normalizar el tráfico por las calles y recuperar la normalidad de la ciudad.
 
Esto, sin duda, fue una tarea importante que tuvimos que desplegar en forma muy rápida y aquí aprovecho de decir que está aún pendiente en el Congreso un reemplazo total de nuestro Sistema de Alerta Temprana y de Protección Civil frente a adversidades. Proyecto de ley que ya presentamos hace mucho tiempo, de hecho, lo hicimos en nuestro primer Gobierno, aprendiendo las lecciones del 27F y que fortalece la capacidad de prevenir, de hacer alertas tempranas, de cuidar y proteger las vidas y de llegar en forma rápida, eficaz y oportuna con la ayuda necesaria.
 
Necesitamos esa nueva institucionalidad y aprovecho aquí de pedirle al Congreso que apruebe, lo antes posible, esa legislación que los chilenos, y especialmente cuando tenemos que enfrentar la adversidad, necesitamos y con urgencia.
 
Quiero también decir qué hay situaciones nuevas en nuestro país. Mire lo que pasó este año, este verano tuvimos inundaciones como nunca antes habíamos conocido en el norte, tuvimos incendios forestales en la zona centro y en la zona sur. Además de eso, hemos tenido que enfrentar erupciones volcánicas, inundaciones y ahora tornados, lo cual muestra que Chile es un país que ha vivido toda su vida con este tipo de adversidades y, por tanto, tenemos que aprender a vivir con ellas.
 
Por eso es tan importante que la ayuda llegue, llegue en forma rápida, que se garantice la seguridad ciudadana, que se despejen las calles, que se normalice el abastecimiento de servicios eléctricos, que se pueda normalizar la conectividad de la ciudad y que lleguemos con la ayuda para que las familias que han sido damnificadas puedan normalizar sus vidas, volver a vivir con mayor paz y tranquilidad lo antes posible, y que estas catástrofes de la naturaleza no generen efectos que muchas veces se perpetúan por años.
 
Eso ha sido el norte y el corazón de la acción que nuestro Gobierno ha querido desarrollar. Y, por eso, hoy día, cuando no ha transcurrido una semana desde estos hechos, estoy aquí rindiendo cuenta de lo que hemos hecho y también comprometiéndome ante ustedes de lo que vamos a hacer.
 
Porque quiero decirles a todos nuestros compatriotas y muy especialmente a la gente más vulnerable y de clase media, que es muchas veces damnificada por este tipo de fenómenos o catástrofes naturales: no los vamos a dejar solos, cuando tengan que enfrentar la adversidad sepan ustedes que va a haber siempre un Gobierno cercano, comprometido, que va a estar juntos a ustedes, que va a compartir su dolor y que va a hacer todo lo que esté a su alcance para traer la ayuda que ustedes necesitan frente a este tipo de fenómenos o catástrofes de la naturaleza.
 
Finalmente, mucho de lo que está pasando es fruto de lo que se llama el calentamiento global o el cambio climático, que es un fenómeno que está afectando al mundo entero. Chile es uno de los países más vulnerables, en el mundo, al cambio climático. El Panel de Expertos de Naciones Unidas ubica a Chile entre los 10 países más vulnerables al cambio climático; reunimos 7 de las 10 características de vulnerabilidad que han logrado identificar.
 
Y, por tanto, no solamente tenemos un deber y un compromiso moral con nuestro planeta, tenemos un deber y un compromiso moral con nosotros mismos, con nuestro país y también con nuestros hijos, nuestros nietos y los que vendrán.
 
Por eso, estamos como Gobierno enfrentando el cambio climático con mucha voluntad y con mucha decisión con la ayuda, y quiero agradecer, de todos nuestros ciudadanos.
 
En diciembre de este año vamos a celebrar, vamos a ser la sede de la Cumbre del Cambio Climático, lo que se llama la COP25, donde tenemos gigantescos desafíos y Chile va a tener que liderar, como país sede, como país anfitrión, que el mundo acelere el tranco, que no sigamos perdiendo el tiempo y que no avancemos con los ojos cerrados y muchas veces en forma ciega hacia una verdadera catástrofe.
 
Ustedes saben, somos la primera generación que está sintiendo los efectos del cambio climático, pero también somos la última que podemos hacer algo para evitar que esto se transforme en una tragedia.
 
Por eso, en el día de ayer hicimos un anuncio muy importante, que fue el inicio de la descarbonización de nuestra matriz energética.
 
¿Qué significa eso? Hoy día tenemos 28 centrales eléctricas o termoeléctricas a carbón, algunas de ellas aquí en la Región del Biobío. En los próximos cinco años ocho de ellas van a salir, van a dejar de quemar carbón, van a ser reemplazadas por energías limpias y renovables, y durante las dos décadas que siguen vamos a lograr terminar con todas las centrales termoeléctricas a carbón de nuestro país. Eso es lo que llamamos la descarbonización de nuestra matriz energética.
 
Hay algunos, he escuchado que dicen ¿por qué no lo hacemos antes? ¡como quisiéramos hacerlo antes! Por supuesto que sí, pero no podemos sacar plantas generadoras de energía y dejar al país a oscuras; tenemos que asegurarnos que cuando sacamos una planta va a existir otra fuente de energía limpia, que va a proveer la energía eléctrica que las familias necesitan.
 
Y pasa algo más, las centrales termoeléctricas se ubican cerca de los consumidores, por definición. En cambio, las nuevas energías del sol y del viento se ubican donde está el sol y donde está el viento y, en consecuencia, se requiere construir líneas de transmisión para que esa energía que se genera en los lugares donde hay alta radiación del sol o alta intensidad del viento, llegue a donde están los chilenos.
 
Son las energías las que tienen que adecuarse a los chilenos y no al revés. Por eso, tenemos que ir en forma gradual.
 
Pero quiero decir también que Chile tiene otro compromiso, que Chile va a ser uno de los primeros países en el mundo en ser carbono neutral ¿Qué significa eso? que todo el CO2 que emitimos lo vamos a absorber y, por tanto, en neto la emisión de Chile y la contribución de Chile al calentamiento global va a ser cero.
 
¿Cómo vamos a hacer eso? Por de pronto, generando energías más limpias, más sustentables, que contaminen menos, sacando carbón, agregando sol, agregando viento.
 
Segundo, mejorando la eficiencia en el uso de la energía. La energía más limpia, la energía más económica es aquella que no se consume o no se despilfarra. Por eso, estamos con un gran plan, por ejemplo, de aislar mejor las viviendas de las familias chilenas, especialmente en el sur, donde las temperaturas son más bajas.
 
En tercer lugar, estamos avanzando también con mucha fuerza en la electromovilidad, es decir, que el transporte público no sea en base a petróleo, sino que sea en base a electricidad.
 
Esos tres mecanismos, más un compromiso con fortalecer y ampliar la cantidad de bosques que tenemos en nuestro, nos van a ser permitir ser uno de los países primeros países en el mundo en lograr ser carbono neutral y, por tanto, dejar de contribuir a esta verdadera tragedia que nos amenaza en el horizonte.
 
Yo pienso que ya hemos reaccionado tarde y, por tanto, tenemos que tomar plena conciencia que el tiempo se nos está acabando, el tiempo no es nuestro aliado, el tiempo es nuestro adversario.
 
Y me alegro mucho que Chile, frente a un desafío de esta naturaleza, que es un compromiso moral con nosotros, con nuestra naturaleza, con nuestros mares, ríos, lagos, bosques, pero también con nuestros hijos, estemos tomando el liderazgo, estemos ejerciendo la conducción y que esto sea reconocido en el mundo entero. Eso habla bien de Chile y de los chilenos.
 
Muchas gracias.