Presidente Piñera destaca despliegue del Gobierno por lluvias, incendios y terremoto

11 FEB 2019

El Mandatario ya ha destinado 128 mil millones de pesos para contener las emergencias en el norte, centro y sur del país.
 

Muy buenos días:
 
Bueno, este ha sido un verano muy difícil y muy exigente en materia de catástrofes naturales y adversidades de la naturaleza, pero, también, ha sido un verano en que todos los chilenos hemos podido demostrar el temple, el coraje, la resiliencia con que hemos sabido enfrentar estas catástrofes. Y creo, honestamente, que el Gobierno, también, ha sabido demostrar su capacidad de reaccionar con urgencia, con eficacia y con total compromiso.
 
En primer lugar, la prioridad número uno durante este verano ha sido proteger las vidas de los chilenos. Desgraciadamente hemos debido sufrir la pérdida de 10 vidas: 2 personas muertas en los incendios de la zona centro sur, 2 personas muertas a propósito del terremoto en la Región de Coquimbo y 6 personas muertas debido a las inundaciones en las tres regiones del norte.
 
Por eso, insisto en que salvar las vidas y proteger las vidas de los chilenos ha sido nuestra principal preocupación.
 
También, recuperar con la mayor prontitud y urgencia posible los servicios de utilidad pública como, por ejemplo, la provisión de electricidad y de agua potable, generar los albergues para dar auxilio y protección a las personas damnificadas, establecer sistemas de alerta temprana para proteger las vidas frente a nuevas lluvias, nuevos aluviones, nuevos incendios.
 
Y hacernos cargo de recuperar la conectividad de nuestro país porque es fundamental no solamente para enfrentar con eficacia los fenómenos de la naturaleza, sino que, también, para el normal funcionamiento y desarrollo de nuestro país.
 
Y llevar alimentos, agua y suministros a muchas comunidades que quedaron aisladas. Esas han sido las grandes urgencias que hemos enfrentado en forma inmediata, apenas han ocurrido estas adversidades.
 
Respecto al balance, en lo que se refiere a las inundaciones en la zona norte de nuestro país en las regiones de Arica y Parinacota, la Región de Tarapacá y la Región de Antofagasta, los daños se han concentrado, principalmente, en el tema de la destrucción de viviendas y la destrucción de infraestructura, particularmente, en el sector vial, carreteras, puentes, terraplenes, etcétera.
 
Pero, también, hemos sufrido daños significativos en la infraestructura de salud y la infraestructura educacional. Puedo decir que en este instante todos los servicios de salud están funcionando con total normalidad en el norte y que el año escolar se va iniciar en el mes de marzo, también, con total normalidad, aún cuando tengamos que desplazar transitoriamente algunas comunidades educacionales a otras escuelas cuando las iniciales han sido dañadas.
 
También hemos sufrido daños importantes en el sector de la agricultura, particularmente, embalses, canales, bocatomas y cultivos.
 
Y en el sector de infraestructura vial, el principal problema, que afortunadamente está resuelto, ha sido la interrupción de la Ruta 5, entre Arica e Iquique, en la comuna de Huara, particularmente, en el lugar denominado Chiza, que estuvo interrumpido porque ahí había un terraplén y, por tanto, la crecida el río se llevaba el terraplén; se reconstruía el terraplén, pero nuevamente crecía el río y, por tanto, ha estado abierto e interrumpido en forma intermitente.
 
En este instante, está funcionando con normalidad y eso es muy importante para que las personas que están en Arica y quieran desplazarse al sur lo puedan hacer. Hemos visto las filas de buses y camiones en Arica tratando de llegar al sur y hemos visto también las filas de buses camiones y automóviles en Huara tratando desplazarse hacia el norte. Hoy día, el tránsito está normalizado y, por tanto, esa situación de personas que estaban en viaje y que quedaron atrapadas se ha resuelto.
 
Otra fuente de pérdida importante de las inundaciones han sido las pérdidas patrimoniales, monumentos históricos, monumentos culturales, los sistemas de defensas fluviales y el daño que se ha causado a la actividad productiva, particularmente, la actividad agrícola.
 
Afortunadamente, en el norte, la minería, que es el pilar de desarrollo de la región del norte, está funcionando con total normalidad. Tuvo una interrupción preventiva, de precaución, pero hoy día está funcionando con total normalidad.
 
Hemos estimado los daños en las tres regiones del norte producto de estas inundaciones debido al invierto altiplánico en, aproximadamente, 60 mil millones de pesos. Obviamente que esto no ha terminado porque hay pronóstico de lluvias nuevamente para esta semana, pero la estimación hasta el día de hoy son 60 mil millones de pesos que ya están provistos, y están disponibles para concurrir con la ayuda necesaria, con la mayor urgencia posible.
 
Respecto del tema de los incendios en la zona centro sur, y también en la Región de Aysén, hasta el día de hoy hemos tenido 4 mil 126 incendios, una cifra muy parecida al promedio de los últimos 5 años, y hemos tenido que sufrir la destrucción de 41 mil 362 hectáreas, lo cual es muy inferior a las 150 mil, que fue el promedio de los últimos 5 años.
 
A pesar de que el verano ha sido particularmente difícil en materia de incendios, porque se ha dado la trilogía de altas temperaturas, fuertes vientos y muy poca humedad, a pesar de ello, hasta ahora el daño causado por los incendios del sur y del centro sur está dentro de lo que es la normalidad de un año promedio en nuestro país y muy por debajo del promedio de los últimos 5 años.
 
Sin embargo, tenemos todavía grandes problemas que enfrentar. En este instante hemos tenido un problema grave la Región de Aysén, especialmente, en la zona de Puerto Tranquilo y la ciudad de Cochrane; afortunadamente, al día de hoy los dos incendios han podido ser controlados, pero en esto no se puede cantar victoria, porque las condiciones que yo les mencionaba de temperatura, vientos y falta de humedad hacen que muchos de estos incendios puedan resurgir y con más fuerza que antes.
 
Por eso, hemos desplazado hacia la Región de Aysén mucho equipamiento, 4 helicópteros, dos aviones; enviamos al súper helicóptero Kamov, tenemos muchas brigadas, mucha maquinaria pesada combatiendo los incendios y construyendo los contrafuegos.
 
Pero nuestra principal preocupación, a partir de ahora, se está desplazando hacia la zona centro sur, particularmente, en la Provincia de Malleco, en la Región de la Araucanía; en la Provincia de Arauco, en la Región del Biobío; y, también, en la Región del Maule y en la Región de Valparaíso.
 
El presupuesto total que hemos asignado para el combate de los incendios este año es un 112% superior al que teníamos en años normales. Hemos aumentado de 25 mil millones de pesos a 53 mil millones de pesos lo cual significa, 112% adicional a lo que teníamos en tiempo normal. Y esto nos ha permitido, prácticamente, duplicar nuestra capacidad de combate de los incendios.
 
Tenemos desplegadas 53 aeronaves, entre aviones y helicópteros, y tenemos casi 300 brigadas combatiendo los incendios por parte de CONAF y del sector público. Estas cifras se duplican si agregamos las aeronaves y las brigadas que son provistas por las empresas forestales.
 
Y, en esta materia, también, tomamos una serie de precauciones. Ustedes saben que el avión Ten Tanker, que es un DC-10 especializado en el combate de incendios, que permite arrojar 36 mil litros por cada vuelo y que permite hacer muchas operaciones al día, sufrió un daño en un aterrizaje, se reventó un neumático que dañó el fuselaje. Ese avión está actualmente en Concepción; hoy día llegaron los técnicos de Estados Unidos y, probablemente, va a estar nuevamente en operaciones durante esta semana.
 
Pero tomamos la decisión de traer un segundo Ten Tanker, un segundo de DC-10 que viajó la noche del día de ayer desde Albuquerque. De esa forma, vamos a aumentar aún más nuestra capacidad de combatir los incendios.
 
El tercer fenómeno que hemos tenido que enfrentar durante este verano fue el terremoto que afectó a la Región de Coquimbo en el mes de enero de este año. Ayer tuve la oportunidad de visitar por tercera vez la Región de Coquimbo para poder rendir cuenta del estado de avance del plan de recuperación y reconstrucción, y anunciar todas las medidas que van a continuar en esa materia, particularmente, en el sector de vivienda, de infraestructura, de patrimonio cultural e histórico en la ciudad de La Serena, en la ciudad de Coquimbo, en la ciudad de Vicuña, el daño que se ha producido en el sector agrícola y, finalmente, los problemas que hemos tenido de conectividad.
 
En síntesis, ha sido un verano muy difícil y muy duro, pero quiero destacar, en primer lugar, y agradecer el aporte que han hecho todos los chilenos. Las personas y las familias que se han visto afectadas, las Fuerzas Armadas y de Orden, Bomberos de Chile, la CONAF, los brigadistas, los voluntarios que han trabajado incansablemente por poder controlar estos tres fenómenos de la naturaleza, los incendios, el terremoto y las inundaciones. Y vamos a seguir trabajando con la misma fuerza y compromiso.
 
Como yo les decía los costos de esta emergencia no han terminado porque aún quedan semanas por delante difíciles en materia de incendios. Puede haber nuevas inundaciones en el norte. Esperamos que no ocurra ningún otro terremoto. Pero, hasta ahora, si sumamos los 60 mil millones de las regiones del norte a los 15 mil millones de la Región de Coquimbo y 53 mil millones que hemos dedicado al combate a los incendios, tenemos que hemos destinado un presupuesto de más de 128 mil millones de pesos, y vamos a destinar lo que sea necesario para enfrentar con eficacia y con oportunidad estos fenómenos de la naturaleza.
 
Eso es lo que les puedo informar respecto a estos tres frentes que hemos debido enfrentar este verano con un despliegue muy comprometido y muy oportuno, no solamente de las personas, de los Gobiernos Regionales, de los Alcaldes, de los Municipios, que han trabajado incansablemente, sino que también un gran despliegue de los Ministros y Subsecretarios del Gabinete, como es el caso de Obras Públicas, Vivienda, Desarrollo Social, la Secretaría General de la Presidencia, Agricultura, Salud, Defensa.
 
Y vamos a seguir con ese despliegue para asegurarnos de que el Estado de Chile cumple con su obligación y compromiso de proteger la vida nuestros compatriotas y enfrentar estas adversidades para minimizar los daños y para acelerar la recuperación y la reconstrucción de estas regiones que han sido afectadas en el norte, en el centro y en el sur de nuestro país.