Presidente Piñera firma proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones

29 OCT 2018
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. el Presidente de la República, Sebastián Piñera, firma el proyecto de ley de reforma al sistema de pensiones.

Muy buenas tardes:
 
Uno de los principales compromisos de nuestro programa de Gobierno fue un nuevo y mejor trato con nuestros adultos mayores. Y lo estamos cumpliendo a través de múltiples programas, como “Adulto Mejor”, “Envejecimiento Positivo” y también con una profunda, urgente, justa y necesaria reforma a las pensiones.
 
¿En qué consiste esta Reforma a las Pensiones?
 
Nuestro sistema previsional tiene dos grandes pilares: el pilar contributivo, en que los trabajadores todos los meses aportan un 10% de su sueldo para su ahorro previsional; y el pilar solidario, en que el Estado aporta recursos públicos para mejorar las pensiones de los más necesitados.
 
Esta reforma fortalece los dos pilares. El pilar contributivo, a través de un aporte adicional, que será de cargo de las empresas, y que irá directamente a la cuenta de ahorro previsional de cada trabajador, que alcanzará a un 4% adicional en forma gradual.  Esto significa que el 10% que hemos tenido desde que se creó el nuevo sistema de pensiones, aumentará de 10 a 14%, es decir, tendrá un aumento de un 40% adicional. En régimen, a los trabajadores que se incorporen a la fuerza de trabajo, esta reforma significa un aumento en las pensiones de todos los trabajadores, de un 40%.
 
Pero, además, también esta reforma fortalece el pilar solidario. El Estado va a hacer un gran esfuerzo para, con recursos públicos, mejorar las pensiones de 4 grandes grupos: primero, los sectores más vulnerables. Esta reforma incrementa en forma inmediata, cuando entre en vigencia, en un 10% la pensión básica solidaria, la cual puede aumentar hasta un 50% en función de la edad de los pensionados; pero adicionalmente aumenta en forma inmediata en un 15% el aporte previsional solidario, que podrá llegar a un aumento del 70% en función de la edad del pensionado. Esto era el pilar solidario tradicional. 
 
Pero nuestra reforma ha querido crear un segundo pilar solidario, para beneficiar a 3 grandes grupos que hoy día no estaban beneficiados con el pilar solidario actual. 
 
Primero, la clase media: todas las personas que pertenezcan a la clase media y que tengan un mínimo de cotizaciones, 16 en el caso de las mujeres, 22 en el caso de los hombres, van a recibir un aporte adicional del Estado por cada año de cotización por encima de esos límites. Y eso va a favorecer a nuestra clase media, que normalmente ha estado excluida de toda ayuda del Estado en material previsional.
 
Pero también va a favorecer a las mujeres de clase media, que además de esta bonificación por clase media, tendrán una bonificación adicional por ser mujeres, porque sabemos que las mujeres en nuestro sistema previsional, por tener menos salarios, más lagunas previsionales, tienen pensiones más bajas. Normalmente, esto obedece a la maternidad o al cuidado de la familia. Y queremos compensar este hecho, a través de esta bonificación adicional que recibirán las mujeres de clase media de nuestro país.
 
Y, en tercer lugar, queremos incentivar, motivar, para que libre y voluntariamente las personas que quieran y puedan, extiendan su permanencia en el mundo del trabajo más allá de la edad legal de jubilación. Y por eso,  quienes lo hagan van a recibir un aporte adicional, un premio, un incentivo a ese mayor esfuerzo.
 
Quiero recordar que, si una persona extiende su permanencia en la fuerza de trabajo por 5 años, por ese sólo hecho su pensión va a aumentar en un 40%. Y, además, va a recibir este apoyo, aporte al esfuerzo que aportará el Estado con recursos públicos. De esta manera, estamos incentivando a los adultos mayores que quieran, a permanecer en el mundo del trabajo.
 
Estos tres elementos, este aporte especial para la clase media, este aporte especial para las mujeres y este aporte especial para los que extiendan voluntariamente su permanencia en el mundo del trabajo, son hechos que incorpora esta reforma.
 
Adicionalmente, porque sabemos que el número de adultos mayores está creciendo con mucha fuerza, cuando se diseñó el sistema previsional en Chile había menos de un millón de adultos mayores, hoy día tenemos más de 3 millones de adultos mayores. Y la población chilena está envejeciendo, porque cada día nacen menos niños, y es parte de nuestra preocupación y ocupación fomentar la natalidad y la familia, y porque cada día vivimos más y es parte de nuestra misión y ocupación mejorar la calidad de vida de esos años adicionales.
 
Muchos de estos adultos mayores tienen dependencias severas, es decir, por razones físicas o intelectuales, no pueden valerse por sí mismos y requieren una ayuda y un aporte especial.
 
Por eso esta reforma establece un seguro para situaciones de dependencia severa, que les va a permitir a las personas que estén en esa condición, recibir una pensión adicional o un aporte adicional a la pensión que tienen, para hacer frente al mayor gasto que significa el hecho de ser no valente.
 
Pero también se crea un subsidio financiado con recursos del Estado para aquellas personas que, no habiendo hecho esa contribución, estén en una situación de no valencia, y ese subsidio lo va a financiar el Estado, y va a alcanzar un monto de hasta 80 mil pesos, lo cual sin duda complementa en forma muy significativa las pensiones que hoy día reciben esas personas.
 
Adicionalmente, esta reforma se hace cargo de que el ahorro previsional pertenece a los trabajadores y, por tanto, reconoce y refuerza ese hecho y les entrega a los propios trabajadores el derecho a elegir quién va a administrar ese 4% adicional que va a empezar a ingresar a sus cuentas de ahorro previsional individual.
 
Y, por tanto, vamos a abrir la industria para que ingresen nuevas instituciones, sociedades, filiales de cajas de compensación, de compañías de seguros de vida, de cooperativas de ahorro y préstamo, de administradoras generales de fondos, que podrán competir para ganar la voluntad de los trabajadores chilenos, que decidirán quién administra sus ahorros.
 
Y también estamos incorporando mayor competencia a la tradicional industria de Administradora de Fondos de Pensiones que tenemos hoy día, mejorando la información que van a recibir los afiliados, facilitando el cambio de los afiliados de una AFP a otra a través de los sistemas de tecnologías modernas, mejorando el sistema de licitación de las carteras de las personas que se incorporan al mundo del trabajo, y estableciendo la posibilidad que las empresas Administradoras de Fondos de Pensiones puedan hacer descuentos en función de la permanencia de los trabajadores y en función del tamaño del grupo que se incorpora.
 
De esta forma, estamos enfrentando un fortalecimiento del pilar contributivo, un fortalecimiento del pilar solidario y nos estamos haciendo cargo también del creciente problema o situación de los adultos mayores que, por tener dificultades de autovalerse, requieren un apoyo especial.
 
Adicionalmente, para enfrentar las lagunas previsionales, hemos establecido en este proyecto una modificación que permite que el seguro de desempleo no solamente pague un monto por estar desempleados, sino que también pague las cotizaciones previsionales de las personas mientras están desempleados, para disminuir las lagunas previsionales.  
 
Sin duda, ésta es una reforma muy importante, que significa un enorme esfuerzo para el sector privado, que tendrá que financiar gradualmente ese 4% de cotización adicional, pero también para el sector público, porque el costo total para el sector público de esta reforma, en régimen, alcanza los USD 3 mil 500 millones.
 
Y, en consecuencia, es un enorme esfuerzo que hace la sociedad chilena, por una causa noble, justa, urgente y necesaria, como es mejorar la calidad de vida de nuestros adultos mayores, y aplicar ese principio de tratar hoy día a nuestros adultos mayores como queremos que nos traten a nosotros mañana.