Presidente Piñera presenta Programa Compromiso País

16 OCT 2018
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. el Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto al Ministro de Desarrollo Social, Alfredo Moreno, presenta el programa "Compromiso País".

Muy buenos días:
 
La verdad es que hoy es un día muy especial, y un día que espero sea histórico para nuestro país: estamos en este maravilloso “Parque Víctor Jara”, en un lugar que conocíamos como el Zanjón de La Aguada, uno de los lugares de mayor pobreza, de mayor exclusión, de mayor marginalidad en nuestro país, donde vivía la gente más vulnerable, más postergada, más invisible a los ojos de la sociedad. Y hoy día vemos que lo hemos transformado en un gran parque.
 
Ustedes saben muy bien, nosotros no vinimos al Gobierno solamente por cumplir un período de cuatro años; llegamos al Gobierno con una misión, con un mandato, que es transformar a Chile en un país desarrollado, sin pobreza, con mayor igualdad de oportunidades y con mayor movilidad social.
 
Estamos muy conscientes que desarrollo es mucho más que crecimiento. Por eso siempre enfatizamos que el verdadero desarrollo debe ser integral, inclusivo, sustentable y sostenible: integral, no solamente desarrollo material, porque los seres humanos tenemos cuerpo y alma y “no sólo de pan vive el hombre”, también desarrollo espiritual; inclusivo, que llegue a todos los hogares chilenos, a todas las familias chilenas.
 
Por eso, cuando leo “Compromiso País, para que ningún chileno se quede atrás”, interpreta muy fielmente el espíritu de nuestro Gobierno: que ningún chileno se quede atrás; que si alguno se cae, tropieza en el camino, cualquiera sea la causa, sepa que no va a quedar solo y abandonado, que una mano solidaria lo va a ayudar a ponerse de pie, hasta que pueda volver a caminar; desarrollo sustentable, amistoso y respetuoso del medio ambiente; y sostenible, no se trata de desarrollarnos por uno, dos o tres años, queremos un desarrollo permanente.
 
Y desde ese contexto, sabemos muy bien que las principales herramientas, los instrumentos más poderosos para lograr este objetivo, son la creación de muchos y buenos empleos; la mejoría en la calidad de la educación para todos nuestros niños, jóvenes y trabajadores; y el fortalecimiento de la familia, elemento fundamental en toda sociedad. Esos son los instrumentos poderosos. 
 
Pero sabemos también que hay muchas personas que por distintas razones no logran incorporarse, integrarse, engancharse al tren del desarrollo, y requieren ser identificados y ser tratados en forma especial, para que puedan empezar a aprovechar los talentos, desarrollar sus oportunidades.
 
Y a eso apunta el programa que hoy día estamos inaugurando: “Compromiso País”.
 
Es por esta razón que, bajo la conducción y coordinación del Ministerio de Desarrollo Social, elaboramos lo que se llama “el Mapa de las Vulnerabilidades”, que es algo complementario y adicional al “Mapa de la Pobreza”. Es tratar de identificar a todos esos grupos de chilenas y chilenos que por distintas razones tienen vulnerabilidades, problemas, limitaciones, carencias especiales y que requieren ser vistos, ser sentidos y ser apoyados en forma muy especial, para que puedan también ser parte de este gran proyecto de un Chile desarrollado y sin pobreza.
 
Dentro de las vulnerabilidades existen no solamente la carencia de ingresos. En Chile tenemos, aproximadamente, 1 millón y medio de personas que, de acuerdo a la carencia de ingresos, son considerados pobres, pero tenemos cerca de 3,6 millones de chilenas y chilenos que tienen otro tipo de carencias, y que son pobres desde un concepto de vista multidimensional, por distintas razones: porque no tienen educación, porque no tienen empleo, porque tienen discapacidades, porque viven con enfermedades, déficit de vivienda, carencia de servicios básicos, inseguridad, hacinamiento, entorno social insatisfactorio, y muchos más.
 
Y esto es particularmente importante cuando vemos lo que nos dijo la CASEN -la última CASEN que conocimos- que midió lo que pasó en los últimos años del Gobierno anterior. 
 
¿Qué nos dijo la encuesta CASEN?
 
Básicamente tres cosas: que Chile había perdido su capacidad de reducir la pobreza; segundo, que la pobreza multidimensional estaba estancada; y tercero, que las desigualdades estaban creciendo. Eso muestra que no basta con el crecimiento económico; es importante, es imprescindible, pero no es suficiente.
 
Por esa razón, este proyecto, que se basa en un Mapa de la Vulnerabilidad, que identificó 16 grupos que tienen problemas, carencias, vulnerabilidades, dificultades especiales, se complementa con un compromiso, porque no basta con tener buena información, no basta con tener un buen diagnóstico, ni siquiera basta con tener buenas intenciones. Yo no pongo en duda las intenciones de todos los gobiernos que nos han antecedido y, sin embargo, en muchos casos en su lucha contra la pobreza no lograron cumplir con sus objetivos.
 
Se requiere mucho más que compromiso, buena voluntad, buenas intenciones. Se requiere buenas políticas públicas. Y por eso el Mapa de la Vulnerabilidad y el “Compromiso País” que hoy día estamos comprometiéndonos nosotros con ello, son fundamentales.
 
¿Cuáles son los 16 grupos que hemos identificado con vulnerabilidades, problemas, carencias especiales?
 
Por supuesto que algunas personas pueden pertenecer a muchos grupos, pero al identificarlos por grupo es para poder focalizar las políticas. Y esto nos permite mejores políticas públicas, más eficaces, que vayan a la causa del problema, que no se queden solamente en los síntomas.
 
Los grupos que hemos identificado con el Mapa de la Vulnerabilidad, que van a ser enfrentados con políticas especiales, a través de una alianza, una alianza estratégica entre el sector público, el sector privado, la sociedad civil y la academia; cada uno de estos grupos va a ser presidido por un ministro, y muchos de los ministros que van a tener que encabezar estos grupos están aquí presentes, porque el sector público no está eludiendo su responsabilidad, la está asumiendo en plenitud pero con plena conciencia de que para tener éxito en esta tarea, necesitamos el apoyo y el compromiso del sector privado, la sociedad civil, la academia y de todos los hombres y mujeres de buena voluntad.
 
Los 16 grupos que hemos identificado son:
 
1. En primer lugar, aquellas personas que viven en viviendas que no tienen servicios básicos, agua potable, servicios sanitarios, baño y cosas tan indispensables para la vida humana: son 1 millón 430 mil personas que viven en esas condiciones;
 
2. El segundo grupo, mujeres que han sido víctimas de violencia intrafamiliar y que no tienen ingresos propios, y muchas veces están cautivas y no pueden liberarse de esa violencia porque simplemente no tienen ninguna opción: 490 mil mujeres en esa condición;
 
3. Tercero, personas que viven en campamentos o en situación de hacinamiento alto o crítico: que son 43 mil familias en campamentos y casi 500 mil familias en hacinamiento. Con esto, sin duda, tenemos un problema y un desafío de grandes proporciones;
 
4. Niños, niñas y adolescentes que viven en residencias bajo la protección del SENAME, que todos sabemos que le falló y no cumplió con su objetivo:  6 mil 656 niños, niñas y adolescentes están en estas condiciones;
 
5. Adultos y personas mayores con discapacidades, con dependencia, que viven solos o están institucionalizados, y que pertenecen al 40% más pobre de la población, y que representan aproximadamente 160 mil personas;
 
6. Niños, niñas y adolescentes entre 5 y 18 años que no asisten a ningún establecimiento educacional y que son -como lo decía el video que acabamos de ver- aproximadamente 72 mil 700 personas en esa condición, niños, niñas y adolescentes;
 
7. Personas con consumo problemático de alcohol y/o drogas: 690 mil chilenas y chilenos en esa condición;
 
8. Personas en situación de calle: 12 mil 400 personas, de acuerdo al último catastro que hemos realizado;
 
9. Personas en listas de espera con garantías de oportunidad y seguridad vencidas en programa AUGE o GES: 11 mil 87 personas que el Estado no les cumplió el compromiso que asumió de acuerdo a la ley y que viven muchas veces postrados, con grandes dolores, esperando esa ansiada atención de salud;
 
10. Personas en hogares donde uno de sus integrantes o más, declara haber presenciado continuamente en el último mes tráfico de drogas, balaceras, disparos, violencia: 2 millones 360 mil personas;
 
11. Personas mayores de 18 años que están sin empleo y buscando trabajo por más de tres veces, y que no cuentan con ninguna fuente de ingreso, y que pertenecen al 40% más pobre de la población: 425 mil personas en esa situación;
 
12. Familias en que uno o más de sus integrantes presentan dependencia moderada o severa que no les permite ser autovalentes, y que pertenecen al 40% más pobre: 250 mil chilenas y chilenos en esa situación;
 
13. Personas mayores de 18 años que no se encuentran estudiando y que no han completado los doce años de escolaridad, que es la escolaridad obligatoria de acuerdo a nuestra Constitución y nuestra ley, más el año adicional que incorporamos durante nuestro Gobierno anterior, haciendo obligatorio el Kínder: en esa situación están casi 5 millones de chilenas y chilenos;  
 
14. Personas que pertenecen a nuestros pueblos originarios y además al 40% más pobre:  casi 1 millón de chilenos y chilenas en esa situación;
 
15. Personas que están privadas de libertad o en el sistema penitenciario, sin acceso a programas de rehabilitación, a programas de educación o a programas de capacitación: 100 mil chilenas y chilenos;
 
16. Y, finalmente, localidades que están fuera de la Sociedad del Conocimiento y la Información, porque no son parte de una red que les permita estar conectados a través de Internet y de las técnicas modernas: 490 mil personas en más de mil 500 localidades a lo largo y ancho de nuestro país.
 
Esos son los 16 grupos vulnerables, a los cuales queremos no solamente identificar, sino que definir políticas específicas y poder llegar a ellos con esa ayuda especial, adaptada a sus problemas y a sus necesidades, con una colaboración entre el sector público, el sector privado, la sociedad civil, la academia, con grupos de trabajo liderados y encabezados por los ministros de Estado, en cada uno de estos grupos.
 
Todos sabemos que esta misión que estamos asumiendo hoy día, igual como la misión de derrotar la pobreza y conquistar el desarrollo, es una misión difícil, exigente, llena de obstáculos y que no está garantizado que vamos a poder a cumplirla con éxito.  Pero también todos sabemos que si nos unimos detrás de esta causa, y creo que una causa como “Compromiso País” es una causa que debe unir a los chilenos, que tenemos tanta facilidad para dividirnos, debemos ser capaces de encontrar causas que nos unan, que si entregamos lo mejor de nosotros mismos, si aplicamos buenas políticas, si nos comprometemos con el corazón, si hacemos realmente de esta una causa que mueva, conmueva, motive y movilice a todo un país, vamos a ser capaces de derrotar la pobreza y darles una respuesta verdadera a estos grupos dentro de los próximos 10 a 12 años, que es la meta que nos hemos  fijado.
 
Yo creo que todos mis compatriotas comparten conmigo que, si esta misión es posible, como yo estoy seguro que es posible, si es una misión factible, que depende de nosotros, entonces constituye para todos los hombres y mujeres de buena voluntad de nuestro país, un imperativo moral que tenemos que enfrentar unidos y frente al cual nada ni nadie debe desviarnos.
 
Ése es el sentido profundo de este Mapa de la Vulnerabilidad y ésa es la misión profunda de este compromiso con Chile.
 
Muchas gracias.