Presidente Piñera participa de Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021

22 ABR 2021
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E el Presidente de la República, Sebastián Piñera, interviene de manera telemática en la Cumbre de Líderes sobre el Clima 2021, invitado por el Presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Buenos días, buenas tardes:
 
Sus Excelencias, es un honor para mí dirigirme a ustedes hoy y también agradezco al Presidente Biden y al Enviado Especial Kerry por organizar este evento, en el que podemos y debemos fortalecer nuestros compromisos para luchar contra el cambio climático y el calentamiento global.
 
Como todos saben, la pandemia del COVID-19 no es la única amenaza que enfrenta la humanidad hoy: el cambio climático no ha sido puesto en cuarentena, sino que ha continuado avanzando a una velocidad que nos insta a tomar acciones hoy, para que la humanidad pueda tener un mañana.
 
Chile está dispuesto a hacer su parte. Aunque somos un país pequeño, responsable sólo del 0,25% de las emisiones totales del mundo, estamos decididos a tener un impacto significativo y positivo, y a hacer una contribución relevante en nuestra lucha contra el cambio climático.
 
¿De qué forma un país pequeño como Chile pretende tener tal impacto?
 
La respuesta es simple y se puede encontrar en la más simple de las moléculas: el hidrógeno. El hidrógeno verde es lo que Chile puede ofrecer a la comunidad internacional. Nuestra geografía nos proporciona los recursos necesarios: en el norte, el Desierto de Atacama recibe la radiación más fuerte del planeta, mientras que en el sur, en la Patagonia tenemos algunos de los vientos más fuertes de la Tierra.
 
Una vez aprovechados, estos recursos nos permitirán no sólo descarbonizar nuestra propia matriz energética antes de 2040, sino que también nos permitirá convertirnos en un país de carbono neutral antes de 2050. Nos convertiremos en el productor de hidrógeno verde más eficiente del mundo, y así ayudar a otros países a descarbonizar su propia matriz energética.
 
A medida que avanzamos hacia formas de energía más limpias, no debemos descuidar la protección de algunas de las áreas más vulnerables y explotadas de nuestro planeta: los océanos. Hemos denominado a la COP25 como “la COP Azul” precisamente para subrayar el papel que juegan los océanos como agente regulador del clima y la importancia de su protección.
 
Chile ya ha establecido áreas marinas protegidas que cubren más del 43% de nuestra Zona Económica Exclusiva. Pero no es suficiente, y por eso hoy los quiero invitar a ir más allá pidiéndoles que se sumen a Chile en dos propuestas concretas:
 
Primero, el establecimiento de un Área Marina Protegida en la Antártida, como lo hemos propuesto junto a Argentina. Esto protegería el océano alrededor de la Península Antártica, hogar de una increíble biodiversidad, que incluye especies en peligro de extinción como pingüinos, ballenas, focas, krill y pequeños crustáceos, que sirven como base de la cadena alimentaria del océano.
 
Y, segundo, la creación de la primera Área Marina Protegida en alta mar, específicamente en la Dorsal de Nazca. Un área identificada como fabulosamente rica en biodiversidad, abundante en especies endémicas del fondo y que ha sido designada como Área de Importancia Ecológica y Biológica en virtud del Convenio de las Naciones Unidas sobre la Diversidad Biológica.
 
Estamos descarbonizando nuestra red eléctrica, nos estamos convirtiendo en un país carbono neutral y estamos electrificando nuestro sistema de transporte.
 
Finalmente, quiero compartir con ustedes el proyecto Observatorio del Cambio Climático. Bajo esta iniciativa crearemos una red integrada de sensores multiparamétricos instalados en todo el país, cubriendo 8.000 km desde nuestra frontera norte hasta cerca del polo sur. Todos los datos recopilados estarán disponibles públicamente para la comunidad científica mundial y para cualquier persona interesada.
 
La lucha contra el cambio climático y el calentamiento global no puede esperar. La ciencia ha hablado fuerte y claro. Nuestros ciudadanos nos piden, como un compromiso moral, cambiar el curso de la historia y la ciencia y tecnología nos entregan las herramientas para alcanzar estas metas.
 
Chile ha escuchado el mensaje y está tomando medidas serias hoy. Quiero asegurarles a todos ustedes que en todos los esfuerzos que hagan para derrotar esta amenaza, siempre tendrán un socio comprometido en Chile.
 
Nos debemos esto, pero, sobre todo, se lo debemos a las futuras generaciones.
 
Muchas gracias.