Presidente Piñera recibe Global Citizen Award

23 SEP 2019
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

 
S.E. el Presidente de la República, Sebastián Piñera, recibe el “Global Citizen Award” del Atlantic Council. (20:00 horas en Chile)

Buenas noches a todos:
 
Permítanme primero agradecer Fred Kempe y John Rogers por este premio y por esta oportunidad para compartir con ustedes reflexiones y que algunos piensan respecto a nuestra lucha contra el cambio climático y el calentamiento global.  
 
Gracias, Kristin, por sus amables palabras y cálida bienvenida. Usted le ha dado a Chile un gran tesoro, lo cuidaremos porque entendemos que es una cuestión moral y al mismo tiempo tenemos una causa común con Kristin y una real alianza estratégica con un fuerte sentido de protección ambiental.
 
Es un gran privilegio y honor recibir este premio, porque este premio tiene un significado muy especial.
 
Cada generación tiene sus propios desafíos. Pero ninguna generación ha enfrentado un desafío tan urgente y complejo como el cambio climático y el calentamiento global como nuestra generación. Ésta es la batalla de nuestra vida.
 
El ser humano es la criatura más inteligente sobre la Tierra, pero al mismo tiempo es la única criatura que es capaz y a veces está dispuesto a destruir nuestro Planeta Tierra, nuestro único Planeta Tierra.
 
Es por eso que el liderazgo político trata de hacer lo correcto para sus ciudadanos, su país y el mundo, incluso cuando es impopular o cuando debes enfrentar tiempos de grandes dificultades. Y hoy estamos enfrentando grandes dificultades: primero, las dos súper potencias que debieran unir fuerzas para liderarnos a ganar esta batalla, están involucrados en una larga y dañina guerra tarifaria.
 
Estamos presenciando actos de terrorismo en el Medio Oriente y al mismo tiempo flujos migratorios masivos en varias áreas del mundo, incluida Sudamérica, debido a la corrupta e incompetente dictadura de Maduro, en Venezuela.
 
Pero estas dificultades y divisiones no pueden evitar que actuemos juntos para enfrentar estas complejas amenazas para la humanidad que tendremos que enfrentar.
 
El liderazgo también se trata de equilibrar los intereses en competencia de diferentes grupos. Pero a veces esos intereses diferentes se unen: y éste es el caso de la urgencia y la necesidad de luchar contra el cambio climático y el calentamiento global.
 
Varias prestigiosas revistas han publicado fotos del Planeta Tierra con grandes titulares que dicen "Salvemos el Planeta Tierra". Creo que están totalmente equivocados. El Planeta Tierra ha existido durante más de 4,3 mil millones de años y durante ese largo tiempo y periodo ha enfrentado y sobrevivido a todo tipo de amenazas: glaciaciones, olas de calor, erupciones volcánicas, terremotos, tsunamis, huracanes, colisiones con aerolitos, avalanchas, inundaciones, sequías y muchos otros.
 
Lo que está realmente en riesgo no es nuestro planeta, sino la supervivencia de los seres humanos en nuestro Planeta Tierra. Tenemos que recordar que más de 99 de cada 100 especies que han existido, hoy ya no existen. Y, por supuesto, no queremos que la especie humana se una a esa lista de muerte.
 
Algunas personas son escépticas respecto del cambio climático y el calentamiento global, pero sabemos demasiado para seguir siendo escépticos. La evidencia científica, y mañana sabremos los principales resultados del informe “Unidos por la Ciencia” que nos dirá cosas como que los últimos 5 años han sido los más calurosos 5 años en la historia de la humanidad, que hoy tenemos grandes concentraciones de gases de efecto invernadero y altas temperaturas en la historia conocida de la humanidad.
 
Por lo tanto, tenemos que actuar ahora. Esto no se trata de opiniones, política, ideologías o creencias, es una cuestión de ciencia.
 
¿Qué podemos hacer? Tenemos dos opciones:
 
Primero, esperar y ver, y enfrentar las consecuencias.
 
Segundo, actuar ahora y enfrentar este desafío y cambiar la historia, y evitar una tragedia.
 
Por supuesto, Chile y muchos otros países han elegido la segunda opción. Es por eso que aceptamos recibir la próxima COP que se llevará a cabo en Santiago de Chile en diciembre de este año.
 
Es por eso que nos hemos comprometido con convertirnos en un país carbono neutral, es decir, cero emisiones netas antes del 2050.
 
¿Qué estamos haciendo para alcanzar eso?
 
Hemos puesto un plan que ya está en marcha, que ya está listo e implementándose, con 4 pilares básicos:
 
Primero, la total descarbonización de nuestra matriz energética y el reemplazo del carbón como fuente de energía por la energía del viento, la energía del Sol, la energía geotérmica, la energía del océano.
 
Segundo, estamos transformando nuestro sistema de trasporte público desde un sistema basado en combustibles fósiles a un sistema basado en electromovilidad.
 
Tercero, hemos establecido estándares muy altos de eficiencia energética en todos los sectores de nuestra sociedad.
 
Y, finalmente, estamos comprometidos con un programa muy ambicioso de reforestación para tomar aprovechar la capacidad de Chile de albergar bosques, bosques lluviosos y muchos otros tipos de bosques.
 
Chile fue un país pobre en combustibles fósiles, pero somos muy ricos en las nuevas energías limpias y renovables del futuro.
 
La energía solar en un país que tiene el desierto con el nivel de radiación más alto del mundo. La energía eólica en un país que tiene más de 5 mil kilómetros cercanos a Cordillera de Los Andes. La energía marina con más de 6 mil kilómetros de costa. Y la energía geotérmica en un país que tiene más del 20% de los volcanes más activos del mundo.
 
Chile fue uno de los primeros países del mundo en prohibir las bolsas plásticas, porque una bolsa plástica toma menos de un segundo en ser producida, se usa en promedio no más de 15 minutos y toma más de 400 años en biodegradarse. Eso quiere decir, que está 400 años contaminando nuestra tierra y nuestros océanos.
 
Pero tenemos que estar alerta porque aún nos dirigimos a un futuro muy cercano y pronto, donde habrá más bolsas plásticas que peces en nuestros océanos.
 
Estamos dejando atrás la antigua cultura de lo desechable y la estamos reemplazando por una nueva cultura del reciclado con mucho menos desperdicios.
 
Nos estamos desplazando desde una economía lineal hacia una economía circular, la cual reutiliza sus desperdicios y, por lo tanto, es mucho más ecológica.
 
El proteger nuestra naturaleza, nuestra biodiversidad y nuestro planeta no es sólo es una obligación medioambiental, es también una obligación moral. Tenemos esa obligación con nosotros mismos, con nuestros hijos, con nuestros nietos y con los que vendrán quienes tienen, por supuesto, el derecho a heredar un mundo mejor que el recibimos de nuestros padres.
 
 
Somos la primera generación en sufrir las consecuencias del calentamiento global y el cambio climático, pero somos la última generación que puede hacer algo para cambiar el curso de la historia y evitar la tragedia.
 
Es por eso que nuestro llamado es a la acción. El tiempo ha llegado para la acción y, por lo tanto, desde el sur del mundo y desde los confines del mundo, Chile hace un llamado a todas las naciones y a todas las personas de buena voluntad a unir fuerzas para ganar esta guerra crucial.
 
El tiempo es ahora, el tiempo de la acción ha llegado. ¡Avancemos!
 
Muchas gracias.