Presidente Piñera promulga ley de retiro de cables en desuso

12 AGO 2019
Descargar Audio Discurso

Las empresas tendrán hasta cinco meses para retirar los cables calificados como desechos por las municipalidades y arriesgan multas de hasta 1.000 UTM ($49 millones) en caso de no hacerlo.

Muy buenos días:
 
Disfruten de este Sol de invierno. Gabriela Mistral decía que “hay que amar a nuestras ciudades” y agregaba que la belleza de nuestras ciudades nos ennoblece y su fealdad nos envilece. Y es muy importante porque la ciudad es el hogar de todos. Yo conozco países en que cuidan mucho sus ciudades, y yo creo que en Chile tenemos que aprender de ellos.
 
Por eso hoy es un día importante, porque estamos viendo todos estos cables, los cables son necesarios, pero ustedes saben que las empresas cuando requieren cables para telecomunicaciones, para telefonía fija o para televisión instalan los cables, pero a veces los cables quedan en desuso y ahí nadie se preocupa de sacarlos. Lo que queremos hacer es que los cables que no están siendo usados, no estén a nuestra vista y así vamos a lograr dos propósitos: tener una ciudad más bonita, más hermosa para poder disfrutarla, y también tener una ciudad más segura, porque los cables en desuso pueden representar un peligro.
 
Y nos pusimos en campaña con esto de “Chao Cables”, ¿se acuerdan del “Chao Suegra”, ¿y por qué se ríen? Sí la suegra muy buena. El “Chao Suegra” era que muchas parejas jóvenes tenían que vivir con sus padres o con sus suegros, y cuando tenían la oportunidad de una vivienda propia se iban felices, porque iban a poder iniciar sus vidas con más autonomía, con más independencia.
 
El “Chao Cables” es tener una ciudad más linda, más bonita para disfrutarla, más segura. Y en estos meses desde marzo del año pasado, hemos logrado sacar 647 kilómetros de cable en desuso. Eso es la distancia entre Santiago y Temuco, o la distancia entre Santiago y Vallenar.
 
Pero queremos ir por más: nuestra meta es llegar -antes que termine nuestro Gobierno- a poder sacar 2 mil kilómetros de cable que están en desuso. Y ésa es la gran tarea.
 
Y por eso quiero agradecer, en primer lugar, a los trabajadores que han sido los que han sacado los cables que no se usan de nuestra vista. Agradecer la colaboración de las empresas de telecomunicaciones, que han tenido una muy buena voluntad.
 
Pero yo creo que a veces la ley es la que realmente establece las obligaciones y los derechos. Por eso esta ley establece que cuando un cable está en desuso, la empresa que lo instaló y que lo ocupó se tiene que hacer cargo de sacando, y para eso va a tener un plazo y si no cumple dentro los plazos, la municipalidad va a poder sacarlo y, por supuesto, pasarle la cuenta a la empresa que instaló ese cable. Y así vamos a ir avanzando hacia una ciudad más humana, más grata para vivir.
 
Y por eso hoy día es un día en que estamos empezando a hacernos cargo de que la calidad de vida no es solamente producción e inversión, la calidad de vida tiene mucho que ver con la calidad de las familias y con la calidad de nuestras ciudades.

Por eso, los griegos eran grandiosos: fíjese que los griegos eran muy modestos en sus viviendas personales, pero eran magníficos en las viviendas públicas y, por eso, nos legaron obras maravillosas como el Partenón.
 
Y, a veces, en Chile cuidamos mucho lo que está dentro o detrás de nuestra pandereta y nos preocupamos poco de lo que es el hogar de todos que es la ciudad.
 
Por eso “Chao Cables” es para tener ciudades más hermosas, más humanas, más gratas, más seguras; y el 90% de los chilenos vivimos en ciudades.
 
Así que estoy muy contento de poder compartir con ustedes hoy día la promulgación de esta ley, que nos va a permitir acelerar el proceso de tener ciudades para la gente, para la familia, para los niños, para los “Adultos Mejores”, para todos.
 
Por eso, agradezco mucho la iniciativa y el empuje que han puesto los Ministros aquí presentes, la Ministra de Transporte, el Ministro de Energía y agradezco anticipadamente el apoyo de los Parlamentarios para sacar adelante este Proyecto de Ley.
 
Por otra parte, esta semana vamos a enviar una indicación al Congreso que es muy importante para los chilenos, me refiero a la jornada de trabajo. El sentido último del progreso es la calidad de vida, es que la gente sea más feliz y eso tiene mucho que ver con el trabajo, la familia y el tiempo libre.
 
Por eso, el Proyecto de Ley de Flexibilidad Laboral a lo que apunta es a tener jornadas más cortas, vamos a reducir la jornada de trabajo de 45 a 41 horas semanales promedio, pero también con más libertad, con más flexibilidad para que las personas puedan acomodar el mundo del trabajo al mundo la familia, o al mundo de la cultura, o al mundo del deporte, o a lo que ellos quieran hacer con su tiempo libre.
 
Que los jóvenes puedan acomodar el trabajo con el mundo de los estudios, que los adultos mayores puedan acomodar el mundo del trabajo con sus necesidades propias.
 
Por eso, una jornada más corta, pero, al mismo tiempo, con más libertad, con más flexibilidad va a ser un tremendo aporte a que los chilenos tengamos mejor calidad de vida; podamos compartir más con la familia; tener más tiempo para la cultura, el deporte, la recreación, los amigos.
 
Y para que esto sea responsable tenemos que aplicarnos en forma gradual, de esa manera no vamos a sacrificar ni perjudicar, ni los empleos ni los salarios de los chilenos. Ése es el Proyecto de Ley que estamos impulsando.
 
Y yo sé que la inmensa mayoría de los chilenos sabe que esto es un gran paso adelante a una vida más plena y más feliz.
 
Muchas gracias.