Presidente Piñera participa de firma de compromisos interministeriales con Sename

2 AGO 2018
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. el Presidente de la República, Sebastián Piñera, acompañado por la Primera Dama, Cecilia Morel, firma junto a nueve ministerios los compromisos para reforzar la calidad de vida de los niños del Sename. En el acto participarán los ministros y representantes de las carteras de Desarrollo Social, Salud, Vivienda, Justicia, Interior, Educación, Cultura, Deporte y Bienes Nacionales.

Muy buenos días:
 
El frío que están pasando, es una pequeña penitencia por lo mal que hemos tratado a nuestros niños durante tanto tiempo.
 
Y quiero decir con mucha fuerza y mucha convicción: el primer día que asumimos este Gobierno, nuestro primer acto oficial fue en un hogar de niños en La Pintana, y ahí hicimos un compromiso solemne con nuestros niños y con todos nuestros compatriotas, que era poner a los niños primeros en las prioridades y en el corazón de nuestro Gobierno.
 
El pasado 24 de mayo, en el mismo lugar donde murió Lissette Villa -en el Centro Galvarino del SENAME- dimos a conocer un diagnóstico social que habíamos realizado durante los primeros días de nuestro Gobierno. Y ese diagnóstico, en que se evaluó la situación de cada uno de los niños del SENAME, demostró, o confirmó lo que ya sabíamos: una realidad triste, una realidad dramática, una realidad de la cual nadie puede sentirse orgulloso.
 
Hace tres días, un informe de Naciones Unidas confirmó lo que ya sabíamos, y quiero decir que sin duda ésta es una causa que no solamente tiene justicia en el alma, sino que, además -yo estoy seguro- interpreta fielmente lo que nuestros niños necesitan y merecen, y lo que todos nuestros compatriotas quieren como trato para nuestros niños, nuestras niñas y nuestros adolescentes. 
 
Como lo hemos expresado antes -ahora y siempre- es una realidad muy dolorosa, que nos avergüenza, que nos indigna, que nos llena de pena, pero que también nos motiva, nos empuja y nos da más fuerza para no quedarnos solamente en el diagnóstico, no quedarnos solamente llorando sobre la leche derramada, sino que tomar acciones con urgencia, con decisión, con voluntad y con recursos, para cambiar la historia de los niños en nuestro país.
 
La Agenda ustedes la conocen. Por de pronto, terminar con el SENAME y reemplazarlo por dos nuevos Servicios, uno que se va a preocupar de cuidar y proteger a nuestros niños; y otro, que se va a preocupar de los adolescentes infractores de la ley y su reinserción en la sociedad.
 
Pero además de ello, sin duda que la creación de la Subsecretaría de la Niñez apunta en la misma dirección.  El proyecto de ley que nos va a permitir aumentar la subvención de los organismos colaboradores del SENAME, y no solamente la subvención, también los estándares, los estándares de calidad con que esos organismos colaboradores deben cuidar y proteger a nuestros niños.
 
La indicación que estableció la imprescriptibilidad de los delitos sexuales contra nuestros niños y el histórico Acuerdo Nacional por la Infancia, que demostró -porque fue el primero de ellos- que a pesar de todo lo que piensan los pesimistas de siempre, en nuestro país sí podemos trabajar juntos, sí podemos unir fuerzas cuando la causa es noble, cuando la causa lo merece, como sin duda es la causa de nuestros niños.
 
Yo estoy convencido de que una parte importante de la crisis del SENAME es porque el Estado le encargó tareas, responsabilidades, que iban mucho más allá de las capacidades del SENAME. Y por esa razón, cuando uno le quiere pedir a una institución que cumpla más roles que los instrumentos, que las herramientas, que los recursos que tiene, terminamos con lo que ha ocurrido con el SENAME.
 
Por esa razón, tenemos que entender y asumir, de una vez por todas, que el cuidado de los niños, de nuestros niños, y especialmente de los niños más vulnerables, no es sólo responsabilidad de una agencia o un servicio del Estado, es responsabilidad del Estado en su conjunto. Y más allá aún, es responsabilidad de la sociedad toda. Y ésa es la nueva visión, la nueva cultura que queremos establecer, porque estamos convencidos que sólo así lograremos realmente cambiar la historia y no solamente seguir diagnosticando lo que ha sido la historia.
 
Por esa razón, para poder cumplir con esta responsabilidad del Estado, hemos trabajado intensamente en una alianza estratégica que compromete a 9 ministerios, cada uno desde su ámbito de acción, pero todos unidos por una misma causa: que es ayudar a que nuestros niños tengan una infancia más plena, una infancia más feliz, que se respeten sus derechos humanos y que se les permita desarrollar los talentos que -sin duda- llevan en su alma.
 
Para esto, los ministerios van a unir sus fuerzas.
 
El Ministerio de Justicia deberá asegurar el resguardo de los derechos de todos los niños, niñas y adolescentes, a través de una defensa jurídica, social y también desde el punto de vista de escuchar las verdaderas necesidades, de forma tal de que evitemos que se sigan cometiendo los abusos que tristemente hemos conocido. 
 
El Ministerio de Educación deberá asegurar el ingreso de los niños a el sistema educativo, particularmente porque la radiografía o el diagnóstico social nos mostró que el 34% de los niños que están en los hogares del SENAME, no asisten a ninguna escuela, no son parte del sistema educacional, y que el 48% de esos niños -es decir, prácticamente la mitad- tiene graves retrasos en materia escolar.   
 
El Ministerio de Salud asume el compromiso de entregarles a nuestros niños, niñas y adolescentes acceso -y esto va a ser obviamente un compromiso fuerte pero que no se puede ejecutar en un día- a diagnóstico y tratamiento de salud, y especialmente de salud mental, particularmente cuando vemos que esa misma radiografía social nos indica que el 58% de los niños tiene problemas de salud mental y muchos de ellos no han sido ni diagnosticados, ni mucho menos tratados.
 
Además, el Ministerio de Salud va a establecer la vinculación que tiene que haber entre los niños del SENAME y los Centros de Atención Primaria de Salud, para que puedan recibir la atención de salud en otros ámbitos, que también necesitan y requieren.
 
El Ministerio del Interior asume el compromiso de dar acceso oportuno y eficaz a los programas de prevención, tratamiento y rehabilitación de consumo de drogas, a través del SENDA. Porque sabemos que también los niños han sido golpeados por los tentáculos de la droga que destruye sus vidas, destruye las vidas de sus familias.
 
El Ministerio de Desarrollo Social asume el compromiso de entregar el apoyo para lograr la reunificación mediante la integración de los niños a sus familias, con los programas “Familia” y “Abriendo Caminos”.
 
El Ministerio de Bienes Nacionales se compromete a buscar, habilitar y entregar los inmuebles que son tan necesarios para crear un nuevo modelo de atención a nuestros niños.
 
Y en esta materia, también el Ministerio de Vivienda asume el compromiso de incorporar a las familias de estos niños, a los programas de subsidio de vivienda, de forma tal de que podamos también enfrentar problemas que afectan al entorno familiar de nuestros niños.
 
El Ministerio de Deportes, el compromiso de llevar el deporte y la vida sana, la actividad física a los Centros del SENAME y, en forma muy preferencial, a los niños de nuestro país.
 
Y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, el compromiso de llevar el arte y la cultura a los Centros del SENAME, permitiéndoles a estos niños y niñas acceso a la cultura que es, sin duda, un alimento del alma, del espíritu y que lo requerimos todos, incluso aquellos que viven en condiciones tan postergadas y vulnerables.
 
Como ustedes ven, éste es un proyecto que involucra nueve ministerios y que, uniendo sus fuerzas, vamos a poder darles las respuestas que nuestros niños siempre debieron haber tenido.
 
De esa forma, vamos a poder transformar en una realidad el anhelo, el sueño de un país más justo, de un país más inclusivo, de un país más humano y de un país más sensible, especialmente con el dolor ajeno, y muy especialmente cuando ese dolor toca a nuestros niños, a los cuales les hemos arrebatado algo que nadie tiene derecho a arrebatarles: su infancia, su alegría, su inocencia, su niñez.
 
Gabriela Mistral dijo que “el futuro de los niños es hoy; mañana será demasiado tarde”. Apreciamos y queremos mucho a Gabriela Mistral, pero no le hemos prestado suficiente atención en estas sabias palabras.
 
Y por eso, junto a todos los ministros que nos acompañan -veo que algunos de ellos están con frío, pero yo quiero decirles que los niños del SENAME también han pasado durante mucho tiempo, mucho frío- quiero pedirles que actuemos con un sentido de urgencia, de compromiso, de vocación, de un sentido de visión, para poder hacer un cambio que sea mucho más rápido de lo que sin esa vocación y ese compromiso podremos lograr, y así proteger, respetar y hacer respetar los derechos de los niños en todo tiempo, en todo lugar, en toda circunstancia.
 
Porque yo estoy seguro que nadie tiene ninguna duda que estamos en deuda con nuestros niños, y cuando estamos en deuda con nuestros niños, y no tenemos la firme voluntad de saldar esa deuda, significa que es una sociedad que definitivamente ha perdido el norte y ha perdido el rumbo.
 
Y por eso yo, frente a ustedes niños, antes de tomar una taza de té o de chocolate, les digo: tenemos un compromiso de alma con poner a los niños en el corazón de las prioridades de nuestro Gobierno y para eso vamos a requerir el apoyo de los nueve ministerios, el apoyo del actual SENAME, el apoyo de los dos nuevos Servicios y el apoyo de todas las chilenas y chilenos de buena voluntad.
 
Muchas gracias.