Día Mundial del Medio Ambiente

5 JUN 2018
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto a la ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos, celebra la aprobación de la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas en el comercio, en el marco del Día Mundial del Medio Ambiente.

Muy buenos días:
 
En primer lugar, quiero saludar con mucho cariño y gratitud a los brigadistas ecológicos que nos acompañan. Ellos nacieron con una conciencia, con un cariño y con un amor por nuestro país, por nuestro planeta, por nuestra naturaleza y nuestro medio ambiente, y nos ayudan no sólo a cuidar Chile y a cuidar el planeta, sino que también a que todos podamos disfrutar más y mejor las maravillas que Dios puso en nuestro país.
 
Hoy estamos celebrando el “Día Mundial del Medio Ambiente”, y este año el lema de este “Día Mundial del Medio Ambiente” es “combatir la plaga de las bolsas plásticas”. 
 
Y es verdad, es una verdadera plaga. En este contador está el número de bolsas plásticas que se han producido este año. La verdad es que el número es tan grande que cuesta leerlo, pero básicamente son más de 2 millones de millones de bolsas plásticas. ¿Qué significa eso?  En el mundo se producen 5 billones de bolsas plásticas, lo cual significa más de 10 millones de bolsas plásticas cada minuto. Y eso, sin duda, es una verdadera plaga.
 
Y en nuestro país, también, teníamos exceso de esta plaga de las bolsas plásticas. Más de 3 mil 400 millones de bolsas plásticas al año, solamente en Chile. De hecho, una bolsa plástica toma menos de un minuto en producirse, su vida útil no es más de 30 minutos y después de eso, se demora 400 años en biodegradarse. Es decir, 400 años causándole daño y dolor a nuestro medio ambiente y a nuestra naturaleza.
 
¿Dónde terminan las bolsas plásticas? Todos lo sabemos, porque lo hemos visto con nuestros propios ojos: en nuestros campos, en nuestras ciudades, en nuestras playas y, sobre todo, en nuestro mar.
 
De hecho, ya existen verdaderas islas de plástico en el mar. Hay una que está en la frontera norte de nuestro país y que ya tiene un porte, un tamaño casi parecido al de México. Y de acuerdo a todas las estimaciones, si seguimos a este ritmo, muy pronto en el mar o en los mares del mundo van a haber más bolsas plásticas que peces.
 
Ya hoy día, el 90% de las aves marinas tienen plástico en sus estómagos y muy pronto también nosotros vamos a tener plástico en nuestros estómagos, si no tomamos el toro por las astas.
 
Por esa razón, la iniciativa que hemos tomado de prohibir las bolsas plásticas en el comercio, es una buena iniciativa. Es buena para la naturaleza, para el medio ambiente, pero también es buena para la cultura: abandonar esa cultura de que todo es desechable y volver a esa cultura más sana, de que las cosas se pueden reutilizar, se pueden reciclar.
 
Por eso, cambiar la bolsa plástica, que dura 30 minutos y después queda 400 años dañando nuestra naturaleza y medio ambiente, por una bolsa de género, que se puede usar una y mil veces, además de que es más ecológico, le da un mejor sentido a la vida, respetar, cuidar mejor nuestros recursos naturales y nuestra naturaleza.
 
Por esa razón, hoy que es el “Día Mundial del Medio Ambiente”, como Gobierno -y quiero felicitar muy especialmente a la ministra de Medio Ambiente, Marcela Cubillos- nos sentimos contentos de, junto a muchos otros chilenos, porque aquí muchos han colaborado para este objetivo, que Chile sea el primer país de América Latina que haya prohibido las bolsas plásticas en el comercio. 
 
Es una buena noticia para el país, para el mundo, pero especialmente para nuestros habitantes, y yo estoy seguro que los que están más contentos con esta medida son nuestros niños y niñas. ¿Sí o no, niños?
 
Y por eso, junto con estar muy contento de haber dado este gran paso, que además se complementa con un proyecto de ley que viene de hace mucho tiempo, que es la famosa Ley REP -que significa Responsabilidad Extendida del Productor- para que los que producen neumáticos, baterías y pilas no se desentiendan una vez que vendieron sus productos, sino que asuman una responsabilidad extendida del productor y se hagan cargo de cómo nos deshacemos de esas baterías, pilas y neumáticos, una vez que su vida útil terminó, y no que queden botadas en verdaderos cementerios, como ocurre u ocurría en nuestro país.  
 
Y, por tanto, Chile está dando una muestra de ser un país maduro, responsable, comprometido con el medio ambiente. Somos parte del Acuerdo de París que logró, por primera vez en la historia de la humanidad, un acuerdo vinculante, un acuerdo que realmente se hace cargo del calentamiento global y del cambio climático.
 
Quizás, la sequía que estamos sufriendo hace ya 6 años es producto de no haber puesto mejor atención a los gritos desesperados que la naturaleza nos está dando para que la protejamos. La naturaleza nos dice algo muy simple, “cuídenme a mí para que yo pueda seguir cuidándolos a ustedes”.
 
Por eso, me siento muy contento y especialmente con esta “Guardia de Honor”. A mí, niños, los días lunes, en La Moneda, me recibe la Guardia de Honor de Carabineros y yo les digo “¡Guardia de Honor, buenos días! Y ellos dicen “¡Buenos días, señor Presidente!”. Yo quiero a ustedes decirles “¡Guardia Ecológica, buenos días!” y ustedes contestan “¡Buenos días, amigo “Planeta”!
 
  • ¡Guardia Ecológica, buenos días!
  • ¡Buenos días, amigo “Planeta”!
 
¿Ve? Ésa es la nueva cultura.
 
Pero tengo otra muy buena noticia que compartir con todos mis compatriotas: cómo no estar contentos de que el crecimiento del mes de abril de nuestro país fue 5,9%. Después de 4 años de un crecimiento muy debilitado, muy anémico, la economía chilena está empezando a dar signos de recuperación, de fuerza, de vitalidad.
 
Y el crecimiento económico significa muchas cosas: significa más y mejores empleos, significa mejores salarios y también significa más recursos públicos para que el Estado pueda financiar el gasto en seguridad ciudadana, en salud, en educación, en pensiones y en tantas cosas más. Pero además de eso, el crecimiento económico genera oportunidades para que los micro, pequeños y medianos empresarios puedan crecer, para que las personas puedan mirar el horizonte con más confianza y con más optimismo.
 
Por eso, quiero terminar estas palabras diciendo que todavía no completamos tres meses de Gobierno y hemos trabajado muy intensamente, como le costa a la ministra, no porque tenga ojeras de cansancio, que a lo mejor las tiene, sino que porque hemos trabajado muy duro para lograr tres objetivos:
 
Primero, recuperar la unidad entre los chilenos, recuperar ese sentido de amistad cívica, de colaboración, de diálogo, de acuerdos y dejar atrás esa mala costumbre y esa mala lógica de “la retroexcavadora”, porque juntos vamos a llegar más lejos y vamos a avanzar más rápido;
 
Segunda gran tarea, enfrentar temas urgentes que no podían seguir esperando, como por ejemplo la modernización de Carabineros, una lucha con más voluntad y fuerza contra la delincuencia y el narcotráfico, poner orden en nuestra casa en materia de inmigración;
 
Y tercero, sentar las bases para que la economía chilena recupere su liderazgo y su dinamismo.
 
Y yo creo que en los tres frentes hemos avanzado y yo sé que los chilenos saben que juntos estamos logrando que los Tiempos Mejores lleguen a todos los hogares y a todas las familias chilenas.
 
Muchas gracias.