El Presidente de la República, Gabriel Boric Font, participa en el panel Driving Growth

8 JUN 2022
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

 
El Presidente de la República, Gabriel Boric Font, participa en el panel Driving Growth: Enabling small and médium enterprises” en el marco del IV CEO Summit of the Americas. 

Es muy importante para mí el poder tener la oportunidad de conversar con ustedes el día de hoy sobre los lazos que nos unen y sobre cómo podemos fortalecerlos.
 
Quiero decirles que Chile es un país está muy integrado internacionalmente, que creemos en el multilateralismo, que sabemos que nuestras relaciones comerciales con nuestros países hermanos son fundamentales y que la colaboración entre el sector público y el sector privado ha sido uno de los motores del desarrollo que hemos tenido en los últimos años.
 
El mundo y las Américas enfrentan hoy, como todos bien saben, un contexto mundial que es tremendamente difícil. La crisis sanitaria y social que produjo la pandemia del COVID se suma en nuestro país a una crisis social y política que tuvimos hace un par de años, que hemos decidido resolver con más diálogo, con más democracia y eso creemos que es tremendamente importante.
 
Pero la pandemia ha agudizado la pobreza. Por primera vez, en Chile la extrema pobreza aumentó en los últimos años y esto sumado a los efectos de la crisis climática a nivel global y la inaceptable guerra de agresión de Rusia a Ucrania ha hecho que la economía se resienta duramente y, por cierto, también, la cadena de suministros.
 
Estamos conscientes sí que toda crisis representa una oportunidad para la reflexión y el cambio en la forma de hacer las cosas y sabemos que la guerra en Ucrania ha empujado a los países desarrollados a acelerar el término de su dependencia con Rusia, pero, también, a reflexionar sobre la dependencia que existe con regímenes autoritarios que no son predecibles en su comportamiento.
 
Y yo creo que en esto hay algo que es tremendamente relevante, con los países democráticos, tenemos valores compartidos, el respeto a las instituciones, la separación de Poderes, la libertad de prensa, el respeto a las reglas del Estado de Derecho, el respeto a los tratados internacionales.
 
Y eso, sumado a las condiciones propias de nuestro país, de Chile, que tiene lo que el mundo necesita hoy día, litio, cobre, energías renovables, vamos a apostar fuerte por hidrógeno verde, creemos que sitúa a Chile como un país atractivo para el futuro.
 
La diferencia quizás respecto a las décadas anteriores es que ahora hay una mucho mayor conciencia que tenemos que elevar los estándares medioambientales, laborales y que el crecimiento tiene que ser inclusivo.
 
Uno de los problemas que tenemos en nuestro país y que tenemos que enfrentar con mucha decisión es la desigualdad. En Chile el 1% más rico concentra el 27% del PIB y eso finalmente no solamente es injusto en términos morales, sino que además como vimos el 2019, una sociedad fracturada tiene muchas más dificultades para poder crecer en el largo plazo.
 
Para esto necesitamos diversificar nuestra economía y en esto iniciativas como las compañías que ustedes representan son tremendamente importantes. Estamos invirtiendo en nuestro país en potenciar Startups, en fortalecer medianas y pequeñas empresas que creemos cumplen un rol clave para la provisión de productos y servicios a nivel local y que son parte del encadenamiento productivo que posibilita el dinamismo de la economía y de las grandes inversiones.
 
Queremos que la inversión extranjera, que a la cual le abrimos las puertas, venga acompañada con transferencia tecnológica, con encadenamientos productivos, con diversificación territorial para que juntos, ustedes y nosotros, aprovechemos de la mejor manera posible las oportunidades que tenemos.
 
Y, sin duda, como ustedes saben y lo que ustedes representan, el comercio y los vínculos económicos dentro de las Américas representan una plataforma importantísima para materializar este impulso.
 
Quiero decirles que nosotros llevamos muchos años impulsando una política de libertad de comercio con diferentes países del mundo, con Canadá, con Estados Unidos, con países del Asia Pacífico, con Europa y hemos ido incrementando de manera sustantiva en el último tiempo el intercambio comercial. De hecho, Estados Unidos, el país que hoy día nos acoge, es un importante socio comercial para nuestro país.
 
Entre 2012 y 2020 el flujo promedio hacia Chile fue US$2.077 millones y actualmente son varias las compañías estadounidenses que participan en distintos sectores de nuestra economía, con presencia en áreas de servicios tecnológicos, energía, banca, transporte, servicio, pensiones, carreteras.
 
Ayer tuve una muy buena reunión con CEO de diferentes empresas estratégicas y una de las cosas que me alegraba es que había una gran diversidad de las carteras. Tuve la oportunidad de reunirme con empresarios en Canadá, que también fue una reunión muy provechosa, pero una de las cosas que destaca respecto de las empresas estadounidenses, insisto, es su diversidad. En Canadá estaba principalmente enfocado en compañías mineras e inversores en fondos de pensiones. Acá tenemos tecnología, tenemos farmacéutica, tenemos inversión en fondos de pensiones, tenemos alimentación, servicios, transporte.
 
Y los queremos hoy día invitar a seguir participando en nuestro proyecto de un desarrollo más inclusivo. Chile está cambiando y está cambiando yo creo, y esta es la convicción que a mí me asiste, para mejor.
 
El Proceso Constituyente que estamos llevando adelante en nuestro país busca adecuar nuestras instituciones a la realidad que vivimos. Y yo les aseguro que los principios que han inspirado el desarrollo de Chile en los últimos años, como la certeza jurídica, como el Estado de Derecho, el respeto a los tratados internacionales, la independencia de Poderes, el respeto al Poder Judicial, la libertad de expresión, el respeto irrestricto a los derechos humanos son principios que vamos a mantener y nuestro Gobierno está profundamente comprometido con ello.
 
Por eso el mensaje que espero transmitir hoy día es que nuestro país tiene el ambiente propicio para promover prosperidad en los negocios y convertirse en un hub para la innovación verde en América Latina y el mundo.
 
Yo no sé si todos ustedes conocen nuestro país. Yo vengo del Sur, de la Patagonia. Nací y fui criado a las orillas del Estrecho de Magallanes, el Canal Beagle por donde Darwin atravesó en 1830, conozco la Antártica y su tremendo potencial científico y de paz. He visto a lo largo de nuestro país las maravillas naturales que tenemos para ofrecerle al mundo y que tenemos que cuidarlas.
 
Tenemos un territorio con vastos recursos naturales, litio, cobre, viento, sol, los cielos más prístinos del mundo desde donde se puede ver el universo que hace poco parecía tan lejano; amplias extensiones de suelo agrícola, largas costas, una de las costas más largas en el mundo; puertos de primera categoría que tenemos, además, el deber de modernizar y un potencial para el desarrollo del turismo sustentable que pocos países pueden ofrecer.
 
Sin embargo, estoy consciente, también, que tenemos problemas y no quiero venir acá a venderles una imagen de una suerte de edén perdido o de ciudad de los césares, sino que Chile es un país también convulsionado, es un país que está enfrentando una sequía tremenda, 13 años de sequía, 13 años en los que hemos tenido que adaptarnos.
 
Ayer tuve una reunión muy interesante con el Alcalde de Los Ángeles en donde intercambiamos conocimiento y aprendimos mucho, nuestra delegación, sobre el tratamiento y el reciclaje del agua, a propósito de la sequía que también afecta a la zona de California.
 
En Chile tenemos convulsiones políticas, como saben, pero, como les contaba, decidimos resolverlas con más democracia y con respeto a nuestras instituciones.
 
Somos un país que está conectado tanto físicamente, por amplias carreteras y caminos, como también virtualmente con una amplia cobertura de red de internet y estamos profundizando en aquello. Estamos próximos a completar el Proyecto Humboldt que trae el Cable Humboldt desde Australia hasta Chile, a Valparaíso y al Sur. Contamos con una red eléctrica que es confiable y que es creciente, con una moneda y una banca estables, con un Banco Central autónomo que, además, en el proyecto de Nueva Constitución se mantiene y se respeta la autonomía del Banco Central.
 
Nuestro actual Ministro de Hacienda fue elegido, a principios de este año, porque él fue el presidente del Banco Central de Chile durante los últimos 6 años, Mario Marcel, y fue elegido como el mejor presidente de los Bancos Centrales del mundo el año pasado.
 
Y estamos tratando de mejorar casa vez más estas condiciones a través de un rol articulador activo del Estado enfocando los programas e incentivos gubernamentales hacia esos avances, mejorando la inversión, haciéndonos cargo de las barreras de acceso.
 
Ayer, el CEO de Google, de Amazon y de Microsoft me planteaban la importancia de insistir aún más en la transformación digital y es algo que tomamos y que queremos trabajar en conjunto con las empresas vinculadas al área para poder permitir dar la bienvenida a sus oficinas centrales en América Latina. Y queremos hacerlo, además, con energía limpias.
 
Estamos invirtiendo, por eso, en energías renovables, en donde, ustedes saben, ya ocupamos un lugar de vanguardia en la región. Hace no tanto tiempo Al Gore mencionaba en un TED Talk, si mal no recuerdo, la importancia de la energía solar en Chile, cómo ha crecido el uso de energía solar. Pero no es sólo de energía solar, es energía hidráulica, es energía que tomamos del viento, energía eólica.
 
Y, por, sobre todo, como les contaba, queremos apostar fuerte, fuerte, desde el Estado con el sector privado, en el hidrógeno verde. Sólo la región de la cual yo provengo que es la Patagonia en Magallanes tiene el potencial, si es que hacemos las cosas bien, si es que lo hacemos en conjunto con las comunidades, si es que elevamos los estándares ambientales, de abastecer del orden del 13% de la demanda mundial de hidrógeno verde. Eso sin contar otras regiones donde también vamos a trabajar como Antofagasta, Valparaíso, Concepción.
 
Y para esto la inversión tiene un rol que, sin lugar a dudas, es tremendamente relevante como motor de empleo, de crecimientos, de transferencia de conocimiento, de fortalecimiento de los encadenamientos productivos.
 
Uno de los temas en el que estamos empeñados en mejorar en Chile es la diversificación de nuestra economía porque la concentración económica la vemos como un problema. En Chile, el 87% de las ventas está concentrado en las grandes empresas y, sin embargo, las pequeñas y las medianas empresas otorgan cerca del 50% del empleo. Cómo hacemos para sumar más competencia con regulación por parte del Estado es parte de los desafíos que hemos asumido como Gobierno.
 
Para ello, sabemos que es clave fortalecer nuestro marco regulatorio y de gobernanza, trabajamos para consolidar el respeto, la defensa y la promoción de los derechos humanos como valores fundamentales sin importar cuál sea el color del Gobierno que los vulnere y en eso quiero ser muy claro, así como la certeza para la inversión estableciendo reglas del juego que sean transparentes y duraderas en el largo plazo.
 
En Chile, en el último tiempo, otro de los problemas que hemos tenido que estamos estancados en productividad, llevamos 10 años con la productividad estancada y eso nos ha ido disminuyendo nuestro potencial de crecimiento. Una de las tareas que le he encomendado a nuestro Ministro de Hacienda, a nuestro Ministro de Economía que está acá presente, Nicolás Grau, es, justamente, en conjunto con las empresas, en conjunto con el sector privado, destrabar los nudos y tener una Agenda Pro Productividad, siguiendo los consejos que se elaboraron en Gobiernos anteriores porque acá otra cosa de la que estamos plenamente conscientes es que el mundo no se inventa de la noche a la mañana y no, yo, por ser joven, tengo todas las respuestas, para nada.
 
No hay virtud per se en la juventud, la virtud, en mi opinión, está en recoger lo mejor de las experiencias y fracasos de quienes nos antecedieron y entender que la construcción de un país sólido y estable en el tiempo se hace progresivamente, paso a paso.
 
Para eso nos hemos comprometido con un cambio sustantivo y los cambios sustantivos hay que hacerlos con responsabilidad fiscal. En América Latina ustedes saben que ha habido muchos problemas al respecto. Yo tengo la íntima convicción de que la responsabilidad fiscal, la seriedad fiscal no es una cosa de Derechas, no es una cosa solamente de técnicos; la Izquierda, yo soy un Presidente de Izquierda, tiene que abrazar la responsabilidad fiscal porque es la manera en la que podemos hacer las cosas bien, es la garantía para poder avanzar sosteniblemente en el tiempo, para que la calidad de vida de nuestro pueblo mejore.
 
Tenemos demasiados ejemplos en nuestro continente de economías frustradas producto de irresponsabilidad en el manejo de la economía. Nosotros vamos a ser serios.
 
Creemos en las reglas claras y la transparencia, en contar con un ambiente seguro para todas y todos, en el fomento de actividades que dinamicen nuestros mercados, en el respeto y el cuidado del medio ambiente y en un tipo de desarrollo donde nadie se quede atrás.
 
Y en esto hay algo que me parece importante decir, los países debiéramos ser atractivos para la inversión por su estabilidad política, por su estabilidad social, por el capital humano avanzado que seamos capaces de desarrollar, por la innovación en materia de energías renovables, pero no por precarización laboral o bajas medidas de protección ambiental o rebajas tributarias. Y eso es algo que queremos trabajar en Chile y lo queremos trabajar en conjunto con el resto de los países.
 
Y ahí con el Presidente Biden, creo, tenemos una agenda común, queremos un desarrollo en donde nadie se quede atrás, porque, insisto, las sociedades que están fracturadas socialmente tienen muchas más dificultades para crecer sosteniblemente en el largo plazo.
 
Éste es el proyecto de sociedad al cual los estamos invitando hoy día a invertir, uno que pone a la inversión extranjera, al respeto de sus compromisos, al desarrollo sustentable e inclusivo, su promoción, fomento y focalización como una herramienta relevante del desarrollo inclusivo que queremos para Latinoamérica y para el resto del mundo.
 
El mundo hoy día necesita a Chile y Chile necesita al mundo. Y desde nuestro Gobierno quiero que sepan que vamos a estar a la altura de las circunstancias y vamos a actuar de manera responsable y comprometida para, ojalá, humildemente, ser un ejemplo en la región de que se puede crecer, desarrollarse con justicia y equidad.
 
Muchísimas gracias.