Recepción de refugiados Sirios

12 OCT 2017
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, recibe a refugiados Sirios que llegan a Chile en el marco del Programa de Reasentamiento.

Familias sirias que nos acompañan, y que han llegado hoy día:
 
Ha sido muy emocionante poder saludarlos.  Es un día muy importante para nosotros y para ustedes, y yo quiero darles la bienvenida a ellos a Chile, su nuevo hogar.
 
Hay 14 familias provenientes desde Siria que han llegado en calidad de refugiados a nuestro país, y nuestro deseo es que comiencen, poco a poco, a dejar atrás el miedo, el dolor y la incertidumbre.
 
Sabemos que vienen de una historia difícil, y lo que queremos es que encuentren en nuestro país una tierra que los recibe con amistad, con buena voluntad, para que puedan reconstruir su historia y hacer crecer sus familias en paz y con seguridad.
 
Los chilenos conocemos dolores similares. Muchos de nuestros compatriotas sufrieron el miedo de vivir en su propio país, corriendo peligro continuamente, y vivieron también la urgencia de tener que partir para recomenzar en otro lugar una vida mejor para ellos y sus hijos. Y esta Presidenta del país que los recibe, fue una de esas personas.
 
En esos momentos en que tanto necesitábamos una mano amiga, fueron muchos los países que nos la tendieron, que nos ofrecieron un hogar y una vida mejor, que se convirtieron –con el tiempo– también en nuestras patrias.  
 
Y hoy el Estado de Chile tiene la obligación, pero también el privilegio, de tender esa mano, porque somos una tierra de democracia, de paz y de respeto.
 
Y en el mismo espíritu, y atendiendo el llamado del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados, decidimos sumarnos a los esfuerzos de distintos países del mundo para recibir y acoger a familias desplazadas por el conflicto que hoy afecta a Siria.
 
Sabemos que no es fácil partir de cero en una tierra lejana, con una cultura distinta y con un idioma diferente. Pero también sabemos que es posible, y que Chile se compromete con ustedes a hacer todo lo posible para que la adaptación sea rápida.
 
Confiamos en que las 14 familias, que es el primer grupo de familias que llega a Chile provenientes de distintos lugares de Siria, como Alepo, Damasco o Idleb, encontrarán en Chile un espacio de alegría, de desarrollo y de futuro.  
 
Y si digo futuro es porque en este grupo de 66 personas, casi la mitad, 32, son niños y niñas, que podrán apostar por un mañana mejor, que podrán encontrar aquí amigos, amor, protección, educación, salud y un camino para sus vidas. Y que también van a ser –le decía yo a ellos– los profesores también. O sea, va a haber profesores de castellano, pero los niños aprenden mucho mejor el idioma, mucho más rápido.
 
Dentro de quienes han llegado hay sastres, tatuadores, dueñas de casa, técnicos en aire acondicionado y en comunicaciones, peluqueras, conductores y joyeros. Hay niños y niñas en edad escolar y pre-escolar, y hay guaguas con tan sólo tres meses de vida, las más pequeñitas y otras de nueve, de diez meses, que van a crecer sintiendo a Chile como su patria, lo que nos alegra enormemente.
 
Porque eso es lo que anhelamos: que sean parte de Chile. Que el cariño de nuestros compatriotas y el apoyo que van a recibir de los distintos organismos públicos les permita comenzar a construir cuanto antes una nueva y mejor vida.
 
Quiero contarles que hemos hecho un trabajo importante, desde el Departamento de Extranjería y Migración, con ACNUR, con la Organización Internacional para las Migraciones y con la Vicaría de la Pastoral Social, Cáritas, a quienes agradezco por el apoyo en esta tarea.
 
También valoro profundamente a los alcaldes y a las comunas de Villa Alemana y de Macul, que van a dar la bienvenida y van a acoger a las familias que hoy llegan, en viviendas que ya están listas y amobladas para empezar esta nueva etapa en sus vidas.
 
Va a ser un proceso lento, pero quiero garantizarles que no van a estar solos.
 
En los próximos días, los servicios públicos como el Registro Civil, el Ministerio de Desarrollo Social, FONASA y otros, van a llegar a ustedes para que puedan acceder a la protección que Chile entrega a sus habitantes.
 
¿Qué quiere decir eso? Que nos vamos a preocupar de que ellos cuenten con protección social, con cobertura en salud, que los niños y las niñas puedan ir al colegio o a los jardines infantiles, que los vamos a ayudar a aprender el idioma y a ambientarse en su nueva patria.
 
Los adultos recibirán cursos de castellano, y también tendrán orientación para que se capaciten y puedan encontrar un empleo. Los niños y niñas serán integrados a nuestro sistema escolar, sumando todo el apoyo específico que necesitan en esta etapa inicial.
 
Es un proceso que conocemos muy bien, porque ustedes recordarán que en el año 2008 recibimos 28 familias palestinas, que ya son parte de nuestro país, desarrollándose, trabajando, criando hijos que ya venían u otros que nacieron acá, adquiriendo la nacionalidad chilena.
 
Durante los próximos meses y años, encontrarán en esta tierra la amistad y el cariño de nuestro pueblo. Llegan a un país cuya mayor riqueza no es el cobre, la madera o las frutas que exporta, sino un pueblo que recibe, acoge y cuida a quienes lo necesitan.
 
Amigos y amigas:
 
Que este día marque un nuevo inicio para ustedes, para que sus familias crezcan, encontrarán en Chile amistades, solidaridad, vínculo con otras personas y con una comunidad que también aprenderá mucho de ustedes. Que a partir de hoy puedan dormir tranquilos en sus hogares, moverse libremente por nuestro territorio y sentir que poco a poco esta patria comienza a ser su hogar, y ustedes nuestra familia.
 
Muchas gracias y mucho éxito en el camino que inician.
 
Shukran.