Inauguración Sala Cuna y Jardín Infantil “Calichito”

11 OCT 2017
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, inaugura Sala Cuna y Jardín Infantil “Calichito”.

Amigas y amigos:
 
Yo lo comentaba en la mañana, cuando inauguramos el SAR Sur de Iquique, luego cuando entregamos el terreno y pusimos la primera piedra del “Estadio Tierra de Campeones”, y cuando entregamos también oficialmente una obra de esta naturaleza, que es hermosa, que tiene calidad, que asegura dignidad en el buen trato a los niños y, sobre todo, cuando lo hacemos en la población Jorge Inostroza, la emoción es aún mayor.
 
Porque estamos llegando aquí donde más se necesita, donde poder surgir exige día a día esforzarse más. Un lugar donde las familias y las mamás –tal como escuchábamos a Balvina–, en especial, necesitan de todo el apoyo para poder trabajar o estudiar, para generar una mejor expectativa para ellas y sus hogares.
 
Y la buena noticia es que hoy día entregamos las obras de reposición de la Sala Cuna y Jardín Infantil “Calichito”, para justamente poder brindar precisamente ese apoyo.
 
Más de alguno de ustedes estuvo en el anterior, estuvo en el intermedio y ha estado acá.  Hay diferencias, ¿cierto? Ha mejorado en calidad. Ustedes, si han entrado a las salas, han podido ver que no sólo nos hemos preocupado de que sea hermoso, que tenga colores alegres, que además tenga la implementación y el equipamiento mejor, que tenga muebles, no sé, ecológicos, es decir, todo lo material, la verdad es que está pensado para estimular a los niños, sacar lo mejor de ellos, con un equipo de personas que trabajan acá de altísima calidad, y yo creo que eso es lo que queremos para todos nuestros niños.
 
El alcalde lo decía, la verdad, cuando uno visita los nuevos CESFAM, los nuevos SAR, las nuevas salas cuna y jardines infantiles, efectivamente no hay nada que haya que envidiar al sector privado.  Muchas veces son mejores que las del sector privado.
 
Y yo siempre lo dije, porque yo estudié y trabajé teniendo a mis hijos en salas cunas, que eran casas que la gente arrendaba y las acomodaba. En cambio, éstas están pensadas por los arquitectos, exactamente para ser los lugares más adecuados para que los niños puedan tener su mejor desarrollo.
 
Éste es un centro –nos decía Balvina–, con mucha historia, donde cuidar es educar y proteger es sinónimo de aprender. Un jardín que necesitaba una urgente renovación, y así lo entendimos y así actuamos.
 
Y cómo no va a ser importante, porque con lo que hemos hecho juntos –aquí incluyo a las funcionarias de INTEGRA, también del Gobierno Regional y Local– se está beneficiando a 148 niñas y niños que aquí son cuidados y educados, 148 niños y niñas que van a estar aprendiendo, recibiendo instrumentos, herramientas para su vida futura, mientras que sus familias, y especialmente sus mamás –en algunos casos las abuelitas que están a cargo, porque las mamás trabajan– pueden destinar ese tiempo al cuidado de las labores o emprendimientos necesarios para mejorar su vida.
 
Y eso es generar oportunidades por partida doble, para grandes y para chicos. Si aquí todos ganan: los chicos y también sus familias.
 
Ahora, quiero contarles que lo que estamos haciendo en Iquique no es aislado. Por de pronto, se suma a lo hecho aquí durante estos últimos años con el jardín “Tambito”, también de INTEGRA; y los jardines de la Junji “Rayito de Sol”, “Retoñitos” y “Huantajaya”.
 
Pero, sobre todo, es una muestra clara más de la convicción que nos ha movido durante nuestros gobiernos y de la voluntad que hemos puesto para cumplir nuestros compromisos.
 
Si durante mi primer Gobierno multiplicamos por 6 los jardines y salas cunas en todo el país, durante el actual vamos a haber aumentado en 70 mil nuevos cupos para niños entre 0 y 4 años.
 
Y alguien se podrá preguntar, ¿y para qué? ¿Por qué tanto énfasis en la educación parvularia?  O algunos otros le llaman “la educación inicial”. Por un lado, para abrir puertas a sus mamás, para que puedan aumentar sus oportunidades de formarse o de trabajar para mejorar sus ingresos.
 
Pero lo segundo, que es más importante –y ustedes, no sé si alguno sabrá que yo soy pediatra–, es que los tres primeros años de vida son claves en el desarrollo futuro de un niño. O sea, si uno le entrega desde el comienzo todas las herramientas, las posibilidades para que los niños puedan desarrollar al máximo sus talentos –somos todos distintos, aquí habrá algunos buenos para el deporte, otros buenos para la música, otros buenos, en el futuro, para las matemáticas, otros serán, no sé, dirigentes sociales, distintos talentos y capacidades–, pero lo importante es que se nos den las condiciones cuando somos pequeños, para desarrollar al máximo los talentos.
 
Y eso es justamente lo que buscamos, porque se sabe que mientras más temprano se comience a estimular y a educar a nuestros hijos, mejor les va en la vida.  Eso está súper demostrado.
 
Y no es sólo estudiar, también es desarrollar un entorno alegre, y uno les ve, están felices jugando, súper tranquilos. Yo visité las distintas salas, uno nota cuando los niños se sienten queridos, acogidos, protegidos.  Y yo la verdad que creo que es súper importante eso.
 
Muchas veces las familias no tienen todas las condiciones y, por lo tanto, el poder estar los niños en salas cunas y jardines infantiles, y poder –como se dice– nivelar la cancha y que tengan ahí el apoyo que a veces las familias no puedan dar, es para mí una lucha importante contra la desigualdad.  
 
Por eso que para mi Gobierno la educación, de la sala cuna hasta los estudios superiores, ha sido una prioridad del más alto nivel.
 
Hemos hecho cambios en todos los niveles educacionales con dos objetivos principales: uno, tener la mejor educación posible, es decir, elevar su calidad; y dos, que a esa educación de calidad, a esa buena educación, tengan acceso todos los niños de Chile, y no sólo los que pueden pagar.
 
Ése es el corazón de la transformación que hemos hecho. Por eso eliminamos el copago y la selección en las escuelas y liceos; que estamos creando Centros de Formación Técnica Estatales en cada región de Chile, que establecimos la gratuidad hasta ahora, por ley, en 50%, la aumentaremos por ley de Presupuesto y luego la Ley de Educación Superior al 60% a partir del próximo año.
 
Y si de gratuidad hablamos, aquí mismo en Tarapacá ya el año pasado tuvimos 2 mil 166 estudiantes universitarios, de Institutos Profesionales y CFT que no debieron pagar para estudiar. Y este año duplicamos esa cifra y en la región ya son 4 mil 715 quienes estudiar sin pagar ni endeudarse.
 
Pero estos logros perderían fuerza sino les permitimos a nuestros niñitos, desde el momento en que son pequeños, desarrollar todas sus capacidades. Porque queremos que después tengan un buen rendimiento escolar y que puedan proyectarse –los que quieran, los que tienen los talentos– hacia la educación superior. Entonces, para que eso sea posible, tenemos que empezar ahora.
 
Nuestra maravillosa Premio Nobel de Literatura, Gabriela Mistral, decía “el futuro de los niños es siempre hoy”; es decir, tiene que empezar a construirse desde ya.  
 
Y ésa es la importancia de lo que estamos haciendo aquí, hoy día, en el sector de Jorge Inostroza y es lo que hacemos en cada lugar de Chile donde abrimos salas cunas y jardines infantiles.
 
Y yo quiero decir que es la mejor inversión que podemos hacer: en nuestra gente, comenzando por los niños.
 
Cuando yo fui candidata por primera vez y me junté con algunos centros de estudio, donde hubo expertas en educación que me dijeron que era muy caro, que no valía la pena hacerlo. Y la verdad es que hay un tipo que ganó el Premio Nobel por demostrar que era lo más rendidor en el mediano y largo plazo. Yo no conocía el estudio, yo era pediatra así que estaba convencida que esto era lo que había que hacer.
 
Pero no todos piensan lo mismo, no todo el mundo tiene las mismas  prioridades, y es importante que también lo consideremos.
 
Porque si para nosotros dar educación gratuita y de calidad a todos los jóvenes chilenos es central, hay quienes piensan que no puede haber gratuidad, o que además tiene que cobrarse. Hay quienes creen que la educación debe seguir siendo un bien de consumo por el que pagan quienes tienen la plata, y quienes no la tienen, o se endeudan o se quedan fuera.
 
Pero ¿por qué? Si la educación es un derecho, ¿por qué debemos pagar?
 
Y ésa es la pregunta que sociedad chilena se ha hecho y a la que Chile ya respondió, diciendo que la educación debe ser un derecho social que no se debe pagar y que, por el contrario, es obligación del Estado garantizar que todos tengan acceso a ese derecho sin discriminaciones.
 
Y eso es lo que buscamos porque no es casualidad, no es que yo sea una enamorada de la arquitectura o las chiquillas que están aquí, y que quieran que esto se vea bonito, es que ése es el derecho de estar en un lugar lindo, agradable, calentito en invierno, espero que adecuada para el verano, que tenga –como decía yo– colores. Esto es dignidad, es calidad y es dignidad.
 
Como país nos demoramos décadas en corregir la injusticia de poner una mochila de deudas sobre los hombros de nuestros jóvenes estudiantes, y no es justo que esto que ha costado tanto ganar, pueda perderse.
 
Por eso que creo que es muy importante que podamos continuar asegurando que la educación sea un derecho para todas y todos.
 
Amigas y amigos:
 
Estamos culminando una visita muy productiva a Iquique. Ya lo decía, primero inaugurando el Servicio de Atención Primaria de Alta Resolutividad; luego con la entrega de los terrenos y la primera piedra del Estadio de Iquique; y ahora con las nuevas instalaciones del Jardín Calichito.
 
Y me voy contenta, aunque ya tengo otras fechas para volver, porque hay muchas cosas más que vamos a tener que inaugurar, tanto aquí en Alto Hospicio y en otras comunas, porque veo avances concretos del trabajo del Gobierno. Aquí no estamos hablando de anuncios, de palabras ni de promesas, estamos hablando de obras bien concretas y palpables.
 
Iquique es “Tierra de Campeones” y eso sale hasta por los poros, porque aquí se trabaja duro para responder a tantas necesidades. Tal como ayer, hemos seguido trabajando permanentemente por nuestra gente.
 
Y desde este jardín, los futuros campeones tendrán herramientas para lograr todos los triunfos que se propongan, en las diferentes áreas en las que se desarrollen el día de mañana.
 
Entonces, cómo no estar felices por estos niños, por ustedes y sus familias, por esta familia de Balvina de 5 hijos, que estuvo aquí, y muchas otras. Así que felices por todos ustedes porque yo creo que esto significa un paso muy importante en el futuro, en las oportunidades de estos niños.  
 
Muchas gracias.