Firma del decreto que recategoriza la Reserva Forestal Cerro Castillo a Parque Nacional Cerro Castillo y amplía el Parque Isla Magdalena

2 OCT 2017
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firma el decreto que recategoriza la Reserva Forestal Cerro Castillo a Parque Nacional Cerro Castillo y amplía el parque Isla Magdalena.

Amigas y amigos:
 
Hoy es un día de celebración en todo Chile: hoy es el Día Nacional del Medio Ambiente.
 
El año 2014 creamos este Día Nacional para justamente simbolizar el cambio que implica para Chile contar –por fin– con un Ministerio del Medio Ambiente y con una adecuada institucionalidad ambiental.
 
Un año después, establecimos que cada primera semana de octubre se abriera gratuitamente el acceso a nuestros parques y áreas protegidas. Por nombrar algunos, tenemos la Reserva Nacional de la Pampa del Tamarugal o los Parques Nacionales La Campana, Torres del Paine o Conguillío.
 
Así que ya saben, a planificar las visitas para disfrutar nuestro patrimonio natural los días 7 y 8 de octubre. Vamos a abrir cerca de 100 parques y reservas del Estado, más otros 15 parques privados que se han sumado a esta iniciativa. Y, además, habrá casi 90 actividades gratuitas para las familias a lo largo de todo el país. 
 
Así que los que estén interesados, pueden ingresar a www.diadelmedioambiente.cl, donde van a poder encontrar cuál es el área protegida más cercana de su casa, para poder asistir con la familia y amigos.
 
Porque sigue siendo prioritario hacer un trabajo sistemático de educación ambiental y de sensibilización sobre la riqueza y, a la vez, la fragilidad de nuestro entorno natural.
 
Todas las actividades, públicas y privadas, que vayan en esa dirección, le hacen, sin duda, un bien incalculable a Chile. Y es la única forma en que todos ganamos.
 
Y en el marco de esta celebración, vemos la potencia de lo que logramos cuando actuamos juntos: porque hoy estamos firmando los dos primeros decretos que van materializando la Red de Parques de la Patagonia, que nació desde la complementariedad de las visiones del mundo público y privado.
 
Por un lado, estamos mejorando la categorización de esta Reserva Nacional Cerro Castillo, para que se convierta en Parque Nacional; y, por otro lado, estamos ampliando el Parque Nacional Isla Magdalena.
 
Y así se va cumpliendo la promesa de crear 8 nuevos Parques Nacionales, que en conjunto suman 4,5 millones de hectáreas, la creación de Parques Nacionales más grande en los últimos 50 años.
 
Son cientos de miles de hectáreas adicionales protegidas para poner en valor nuestro bosque nativo, praderas, humedales, glaciares; además de especies endémicas, como el pudú, el huemul, el cóndor, el pingüino de Humboldt o la ranita de Darwin, entre otras.
 
Alguien podría preguntarse, ¿esto es una extravagancia o un lujo, tal vez?
 
No. Porque al preservar y poner a disposición de las personas este riquísimo ecosistema, damos el primer paso para que los visitantes nacionales y extranjeros también lo valoren y lo conozcan.
 
Además, permitimos que la ciencia siga encontrando en Chile un fantástico laboratorio natural. Hablamos de una medida concreta para absorber CO2 y, de esta manera, contener el efecto invernadero que provoca el cambio climático.  Al proteger estos bosques, se estima que estamos evitando que entre 620 y 890 millones de toneladas se liberen a la atmósfera.
 
Y, por supuesto, también esto es central para la actividad económica, al garantizar un fuerte impulso al turismo sustentable y todos los servicios asociados.
 
En Aysén, el crecimiento acumulado en los últimos 10 años en este ámbito ha sido de más del 200%, y en Magallanes sobre el 100%.
 
Y la buena noticia es que, por tercera vez, Chile ha sido catalogado en el World Travel Awards como el mejor destino de turismo aventura en Sudamérica, y tiene un posicionamiento mundial en esta materia.
 
¿Qué es lo que dicen los extranjeros? ¿Cuál es la principal razón, para el 78% de los extranjeros, cuando deciden a dónde ir, cuando deciden  visitar Chile? Dicen que es la naturaleza. Así de simple.
 
Entonces, ¿acaso no es pensar en la economía, hacer lo necesario para preservar la riqueza de este atractivo natural único en el mundo?
 
De aquí a diez años, en el escenario más conservador, se calcula que se generarán 19 millones de dólares en ingresos solamente en los 10 parques principales. Si se hacen las inversiones necesarias en infraestructura y promoción, obviamente que las proyecciones son mayores. Eso implicaría crear 40 mil empleos a nivel local y se llegaría a un 2,7% del PIB local.
 
Entonces, este Día Nacional del Medio Ambiente en Chile es también una invitación a pensar cómo abordar nuestro desarrollo y nuestra vida cotidiana de otra manera. Y lo que resuena cada vez más fuerte es ¿cómo incorporamos el medio ambiente como parte decisiva en nuestras vidas, en lo individual y como país?
 
Por eso, que el Día Nacional del Medio Ambiente no sólo adquiere sentido en nuestro desierto florido, o en la costa o en esta hermosa Región de Aysén; también en los pueblos y ciudades altamente urbanizadas.
 
Porque es parte de nuestra visión cuando construimos casas con mejor aislación térmica, o cuando buscamos la mejor decisión para los sistemas de transporte, o cómo calefaccionamos, o los emplazamientos industriales.
 
Siempre va a ser un paso positivo que sean más y más los que aprecien la riqueza natural de Chile. Pero también debemos comprender que hablar de medio ambiente es hablar de economía, ciencia, salud, calidad de vida, equidad social y de equidad territorial.
 
Por eso también hemos creado nuevos Parques Marinos y Áreas Marinas Protegidas, alcanzando una histórica cifra de 1 millón 329 mil kilómetros cuadrados bajo conservación marina.
 
Y me alegra ver que ésta es una idea que ido ganando, yo diría, importante terreno en el debate público. Basta escuchar los grandes consensos a este respecto entre quienes aspiran a gobernar Chile.
 
Creo en la importancia del medio ambiente en un enfoque integral de nuestro desarrollo económico.
 
Tengo la certeza de que es inevitable transitar a un desarrollo basado en el equilibrio entre actividad económica y sustentabilidad ambiental. Porque si no logramos ese equilibrio, no va a haber progreso. Para lograrlo hay que insistir en una alianza público-privada, para crear oportunidades de crecimiento verde, o cuando estamos hablando de los océanos se habla de crecimiento azul, de generación de empleo, de uso racional de nuestro territorio. Pero también cada vez es más claro que necesitamos un tercer pilar: que son ustedes, las comunidades, la ciudadanía que se empodera, se organiza y desempeña un rol en el crecimiento sustentable.
 
Es, por ejemplo, lo que está detrás de nuestro proyecto de ley para prohibir el uso de bolsas plásticas en nuestras comunas costeras. Que tenga éxito o no en aquellas comunas que lo instaurarán por primera vez, va a depender justamente de esta triple alianza público-privada-comunitaria.
 
Lo mismo ocurre con el Programa de Recambio de Calefactores, que acelera un cambio cultural en los hogares y que permite mejorar la calidad del aire y de la vida dentro de la casa, también.
 
O lo que ocurre con nuestros 14 planes de descontaminación, donde todos tenemos una responsabilidad, y que ya han demostrado eficacia, al menos, en lo que es caída en atenciones médicas o cantidad de días de alta contaminación.
 
Porque cada gesto individual, cada emprendimiento responsable, cada actuación de la autoridad pública, son un avance en la ruta del crecimiento sustentable para Chile.
 
Amigas y amigos:
 
Yo, por personalidad, soy optimista. Fue ese mensaje de optimismo el que llevé a la Asamblea de Naciones Unidas. Porque en el mayor foro mundial pudimos ratificar que, más allá del tamaño o del desarrollo alcanzado, todos los países deben y pueden subirse a este carro, el único que nos va a permitir habitar este planeta en el tiempo.
 
Tal vez, la mayor lección de los últimos años ha sido comprender que no hay contradicción entre responder a nuestras necesidades económicas y preservar nuestra naturaleza.
 
En Chile lo estamos haciendo. Lo hemos comprobado con nuestra transformación energética. Así que no perdamos el impulso y proyectemos esta voluntad hacia todos los ámbitos.
 
Somos capaces de instalar la educación ambiental, de dialogar más con la ciencia, de modificar nuestros hábitos, y también de transformar nuestra manera de dar dinamismo a la economía y a la creación de empleo.
 
Porque simplemente, no tenemos el derecho de olvidar que el medio ambiente es nuestro contacto con el futuro que estamos administrando desde ahora.
 
Muchas gracias.