Creación de la Red de Parques de la Patagonia

15 MAR 2017
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, firma el Protocolo de Colaboración para la creación de la Red de Parques de la Patagonia, en el marco de la donación de 407 mil hectáreas realizada por la Fundación Tompkins.

Amigas y amigos:
 
Tal como decía Kristine, éste es un día tan esperado por nosotros. Un día cargado de sentido, por un lado, pero también de emociones. Un día en que, después de meses de trabajo coordinado, concretamos una buena noticia para nuestro país y honramos también la generosidad y el amor por la naturaleza de Douglas Tompkins, y por cierto de Kristine y de todo su equipo.
 
Porque hoy, en este entorno que, yo diría, es de una belleza conmovedora, estamos reivindicando uno de sus grandes deseos, y uno de los pilares del desarrollo: la sociedad civil y el Estado de Chile puede y deben hacer un trabajo coordinado para preservar nuestro patrimonio natural.
 
Estamos afirmando que como humanos podemos, y tenemos el deber, de encontrar maneras de relacionarnos armónicamente con nuestra naturaleza.
 
Y eso es lo que representa esta Acta de Entrega, la mayor jamás realizada por privados al Estado chileno: un camino a seguir, la apertura de nuevas posibilidades para el optimismo.
 
Vemos con satisfacción que hay una sensibilidad creciente, en nuestro país y en el mundo, frente a un deterioro medioambiental evidente. Lo que ya era una certeza de la comunidad científica, de activistas y de muchas comunidades, se ha ido transformando en consenso: está en manos de la humanidad detener la destrucción del planeta. Poco a poco se está imponiendo la cordura y la responsabilidad histórica.
 
Es por eso que se abre cada vez con más fuerza la pregunta por las acciones, por las opciones concretas para modificar comportamientos, transformar culturas, transformar la manera en que se produce y así preparar mejor nuestro futuro.
 
Aquí junto a Kristine, junto a la huella imborrable de Douglas Tompkins, constatamos que hay espacio y voluntades para la acción.
 
Hoy, con el traspaso al Fisco de más de 407 mil hectáreas por parte de la Fundación Pumalín y otras entidades donantes, vemos nacer la Red de Parques Nacionales de la Patagonia, que sumada a las tierras fiscales protegidas, va a permitir preservar más de 4 millones 500 mil hectáreas, distribuidas en ocho áreas.
 
Se trata de un paso fundamental para valorar esta gigantesca fuente de biodiversidad y resguardar su interés público. Pero además, es una invitación a seguir pensando cómo habitar el territorio, cómo desarrollar vínculos con los vecinos y con actividades económicas sustentables.
 
Hace sólo unos años, era difícil imaginar una obra de esta magnitud. Para que fuera posible, fue clave que existiera una convergencia en torno a una misma visión, para que la integración de predios privados y fiscales se hiciera con un propósito compartido.
 
Y aquí la voluntad de un hombre destaca por sobre muchas otras. Un hombre visionario, consciente de la trascendencia de lo que hagamos o dejemos de hacer. Un hombre que tuvo que armarse de sus convicciones para hacer frente a las críticas.
 
Escribía Neruda en sus memorias: “quien no conoce el bosque chileno, no conoce este planeta”. Y Douglas Tompkins conoció estas extensiones en profundidad y en detalle. Amó estas tierras sin necesidad de bandera, supo amar en ellas a todo el planeta, y trabajó duro para que su conservación estuviera asegurada.
 
Y valió la pena. Su visión no sólo se ha hecho realidad, sino que con su ejemplo, además, dio pie un trabajo colaborativo sin precedentes a esta escala.
 
Con la firma de esta Acta, hoy hacemos justicia a su memoria, a su visión y a su compromiso, inquebrantables, y eso que nos hablaba Kristine, de esa energía y fuerza. Y al alero de esta tremenda obra y de esta entrega sin par, pasará a la historia.
 
Porque serán precisamente las nuevas generaciones las que, mejor que nadie, entenderán el sentido de este legado de conservación y belleza.
        
El Estado de Chile ha aceptado -finalmente, diríamos, yo les decía que Douglas probablemente diría “we did it, we finally did it”, finalmente, porque por voluntad y fuerza no se quedó nunca- este traspaso, porque a la vez ha adquirido compromisos que han quedado establecidos en un protocolo más amplio.
 
Como Estado estamos poniendo dos cosas: destinar terrenos fiscales para ser incorporados a áreas protegidas existentes y reclasificar unidades del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado. En total, el Fisco va a colocar 950 mil hectáreas, distribuidas en las regiones de Los Lagos, Aysén, Magallanes y en la Antártica chilena. Como decía Kristine, desde Hornopirén hasta el Canal Beagle.
 
Como parte de este trabajo conjunto y coordinado, estamos creando nuevos parques nacionales: Pumalín, Melimoyu y Patagonia. Estamos ampliando, también, tres parques nacionales existentes, Hornopirén, Corcovado e Isla Magdalena. Estamos ampliando y reclasificando el Parque Nacional Reserva Forestal Alacalufes; estamos reclasificando el Parque Nacional Reserva Forestal Cerro Castillo, la Reserva Forestal Lago Cochrane y la Reserva Nacional Lago Jeinimeni.
 
Entonces, yo puedo decir que tengo el orgullo de encabezar el gobierno que puso en movimiento la transición energética y estableció impuestos verdes para reducir las emisiones de carbono.
 
Tengo el orgullo de haber firmado y apoyado desde un inicio el Acuerdo de París y la Declaración “Because the Ocean”.
 
Y hoy, junto a Kris, tengo el orgullo de ver cómo se materializa la Red de Parques Nacionales de la Patagonia, la superficie de parques nacionales terrestres más grande creada en el país desde el Gobierno de Eduardo Frei Montalva.
 
Y si a esto sumamos la creación del Parque Marino Nazca-Desventuradas y el trabajo que estamos realizando con los habitantes de Rapa Nui, estamos legando al país la mayor creación de áreas protegidas de la historia. Y estamos buscando algunas otras pero ya las anunciaremos.
 
Amigas y amigos:
 
Esta firma reivindica la voluntad de actuar y sumar fuerzas.
 
Mientras más conciencias y actores sumemos –sociedad civil y Estado, sistema educativo, ciencia, industria, consumidores– mejor podremos responder a la gran pregunta de las futuras generaciones: ¿qué hicimos para cuidar nuestro planeta y para generar un desarrollo sustentable?
 
Una vez, Douglas Tompkins dijo “La biodiversidad es la vara que mide la salud del planeta”. Confío en que sabremos estar a la altura de ese desafío y de ese deber con nuestro entorno.
El futuro de Chile será, nada más y nada menos que el resultado de nuestras acciones presentes, de los hechos que acompañan nuestras palabras y posiciones.
 
Así vivió su vida Douglas Tompkins, así la viven los suyos y esperamos que su ejemplo ayude a que sean cada día más quienes vivamos así.
 
Muchas gracias a todos ustedes.