Declaración a la prensa tras reunión con Comandantes en Jefe y Directores de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública

29 ENE 2017
Descargar Audio Discurso Descargar Transcripción

S.E. la Presidenta de la República, Michelle Bachelet, realiza declaración a la prensa tras reunión con Comandantes en Jefe y Directores de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad Pública 

Buenos días:
 
Hemos comenzado esta mañana de domingo con dos reuniones muy provechosas, que nos van a permitir seguir enfrentando los incendios forestales que han afectado a nuestros compatriotas.
 
A primera hora, una reunión con el equipo de seguimiento y control de la emergencia, junto a ministros y subsecretarios y al director nacional de la ONEMI, para coordinar las acciones que van a  marcar los pasos a seguir hoy en el combate contra el incendio forestal más grande de nuestra historia.
 
Asimismo, acabo de reunirme con los Comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas y también con el General Director de Orden y Seguridad y con el Jefe del Estado Mayor Conjunto, para analizar, por un lado, nuestras capacidades, los medios y fuerzas desplegadas en terreno, el balance de las tareas y, sin duda, también analizar los aspectos de seguridad y despliegue  para poder enfrentar de la mejor manera posible esta emergencia.
 
Tras analizar cuál es el panorama al que nos enfrentamos, mis primeras palabras son de agradecimiento a los cerca de 11 mil brigadistas, bomberos, efectivos de las Fuerzas Armadas, de Orden y Seguridad y funcionarios públicos que, en un esfuerzo enorme, están permitiendo ir progresivamente reduciendo los focos de fuego en las distintas regiones del país. Son 7 regiones del país que han tenido focos incendiarios.
 
Las Fuerzas Armadas se han plegado y sumado ampliamente a estas tareas, disponiendo el Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y el Estado Mayor Conjunto, un total de 8 mil 694 efectivos en terreno. A ello se suman 2 mil 648 carabineros, y la PDI con 870 funcionarios, además del personal de unidades móviles.
 
Quiero solicitar a los voluntarios civiles, que están acudiendo a los territorios afectados con ayuda humanitaria, que se coordinen con las autoridades regionales, para evitar atochamientos que a veces pueden dificultar el combate a los incendios que están haciendo esta fuerza.
 
Porque en una emergencia de esta magnitud, el éxito tiene que ver con que podamos ser capaces de una excelente coordinación, cuestión que está pasando a nivel de todas las zonas de catástrofe, entre las fuerzas del Estado que están combatiendo, pero queremos que también las personas civiles puedan coordinarse para que se logren los buenos resultados.
 
De los 127 siniestros registrados a hoy en la mañana, 63 se encuentran en combate, 50 controlados y 14 extinguidos. Y esto constituye un avance respecto de días anteriores, y debe servir de estímulo a las personas que justamente están trabajando para extinguir estos incendios.
 
Una leve mejoría en las condiciones climáticas y el descenso de las temperaturas, ha permitido un mayor control de los siniestros.
 
Así, por ejemplo, uno de los focos más importantes, que era Nilahue Barahona, con más de 50 mil hectáreas afectadas, fue extinguido totalmente.
 
Y en los próximos días, se van a seguir sumando la cooperación de países amigos, que han extendido un apoyo generoso y desinteresado a Chile, tanto a través de brigadas, material de combate aéreo y apoyo material, que alcanzará a 556 brigadistas. Y Chile les está sinceramente muy agradecido.
 
Este trabajo de hombres y mujeres, chilenos y extranjeros, nos ha permitido contar con cada vez más focos de incendio controlados y contenidos, proteger a las personas y asegurar la normalidad en el funcionamiento de los servicios básicos.
 
Por ejemplo, el Ministerio de Obras Públicas ha desplazado 248 máquinas, principalmente para la construcción de cortafuegos;  el Ministerio de Defensa reporta 244, entre maquinarias pesadas, camiones, vehículos, y 25 equipos aéreos desplegados.
 
Ayer se desplegaron dos puestos de atención médica transitoria en las localidades de Santa Olga y Los Aromos. Y de la misma manera, las telecomunicaciones entre las regiones de O’Higgins y Biobío se han mantenido estables, sin alteraciones de gravedad.
 
Sin duda, ha habido algunas torres que se han quemado y ha habido una cantidad de usuarios que han estado si comunicación, pero se ha buscado cómo resolverlo a la mayor brevedad.
 
Y hasta la fecha, entre las regiones de Coquimbo y Biobío, se han entregado 7 mil 650 frazadas, 40 mil 850 raciones alimenticias para 12 horas y 30 mil botellas de agua mineral de 1,6 litros, es decir, casi 50 mil litros de agua. De la misma manera, se han entregado a las víctimas kits de aseo, herramientas y pañales.
 
Así, se ha dado apoyo material a damnificados, a brigadistas y bomberos, poniendo el foco en quienes son nuestra primera prioridad, que lo han sido siempre: las personas, las familias.
 
A medida que la labor de extinción de los incendios continúa, con más fuerza y más recursos, se han sumado nuevas tareas, como llegar con ayuda a los damnificados, coordinar desde los órganos centrales el valioso aporte de los voluntarios y fortalecer la seguridad de las regiones afectadas.
 
Y mi mensaje hoy es uno solo: no vamos a bajar los brazos frente a esta tragedia. Si hasta este momento hemos usado más de 1.600.000 litros de agua al día para controlar y extinguir los focos de incendio, en los próximos días esperamos –porque hoy día llegan dos C-130 brasileros, uno que es de transporte y el otro que es un avión cisterna, y suponemos que a primera hora de mañana va a llegar el Ilyushin ruso, y llegan algunos helicópteros también- generar aún mayor capacidad de respuesta a través del agua. Y vamos, por lo tanto, a ir eliminando los focos de incendio y comenzar lo que viene después, que es a normalizar la vida de nuestros compatriotas.
 
Y si ha habido intencionalidad en algunos de los focos, y estamos seguros que sí ha habido intencionalidad en algunos de los focos, vamos a perseguir las responsabilidades hasta el final. Tenemos 43 detenidos en 36 incendios -ése era el número, más o menos-, en 36 casos que se están investigando, no todos son con intencionalidad dolosa, digamos; hay algunos que, como ya he dicho otras veces, que son por negligencia, pero se están investigando y se van a perseguir las responsabilidades hasta el final, y vamos a combatir el fuego con fuerza, con coordinación y con voluntad.
 
Yo creo que la esperanza de extinguir estos incendios es cada vez más grande, y se sustenta en los hechos, en el trabajo que hemos realizado, y que seguiremos haciendo.
 
Y vamos a ganarle la batalla al fuego y vamos a cuidar la vida de las personas, que éste, finalmente, es el resultado que más nos importa.
 
Muchas gracias.